MEDIOS VISUALES

ESTA PAGINAIESTA PAGINA DIVULGARA VERDADES DE HECHOSREALES

Noviembre, 2009

Martes, 24 Noviembre 2009 10:57:27 GMT

signos linguisticos.2

LOS SIGNOS LINGÜÍSTICOS.

1. Fonética: Estudia las características físicas de sonidos del habla humana.


2. Fonología: Estudia lo organización de los sonidos para formar el sistema de lengua particular.


3. Morfología: Estudia las palabras y sus estructura.


4. Sintaxis: Estudia las combinaciones de las palabras para formar unidades mayores de construcción.


  1. Semántica: Estudia el significado de las palabras.


Para lenguaje informático, véase Lenguaje informático.

EL SIGNO LINGÜISTICO:

el lenguaje verbal está constituido por un tipo especial de sí mbolo, el signo linguistico, con dos planos: el del significante o expresion y el del significante o contenido.Se caracteriza por los siguientes rasgos:

-Arbitrariedad: la relacion entre significante y significado es inmotivada, es decir, producto de la voluntad humana.

-Convencionalidad: los usuarios de una misma lengua tienen que aceptar los signos que la componen.

-Oralidad: las lenguas son bá sicamente habladas.

-Linealidad: el signo linguistico se desarrolla en el tiempo.

-Inmutuabilidad sincró nica: ningú n hablante puede cambiar voluntariamente el valor de un signo.

-Mutuabilidad diacró nica: los signos pueden cambiar tanto en su forma como en su contenido.

-Segmentable.

-Doblemente articulado:cualquier mensaje se puede descomponer en unidades minimas con significado, los monemas, y unidades mas pequeñ as sin significado, los fonemas.

Los signos: son elementos o realidades físicasperceptibles que en la comunicación representan a otro elemento o realidad. Aportan un significado conocido por el emisor e identificable por el receptor.

Tipos de signos: emisor: naturales (las arrugas de la cara), artificiales (un semáforo). sentido: visuales, auditivos, táctiles, olfativos, gustativos.representa

- Monemas:son cada una de estas unidades mínimas dotadas de significado.

- Fonemas: son unidades mas pequeñas carentes de significado. y poseen un carácter distintivo.

- Saussure definió al signo lingüístico como la combinación indisociable dentro de la mente humana de un significante y un significado.

- El significante es la parte fisica y perceptible del signo lingüístico.

- El significado es el concepto o idea que asociamos a un significante.

- El referente según Pierce es un elemento extralingüístico, ya que presenta el objeto o la realidad a la que nos referimos.

Características s.lingüístico: arbitrariedad ( la cadena de grafías es convencional), inmutable para el hablante ( el hablante de una lengua no puede modificar ni cambiar el significante), mudable con el tiempo ( los signos lingüísticos evolucionan con el paso del tiempo y su significado puede variar), lineal ( la cadena de sonidos o grafías se emite de forma odenada), articulado ( los signos que integran el código lingüístico están formados por unidades mñas pequeñas que se combinan para formar unidades mayores independientes y con significado).

La lenguaje

a cualquier tipo de código semiótico estructurado, para el que existe un contexto de uso y ciertos principios combinatorios formales. Existen muchos contextos tanto naturales como artificiales donde aparecen animales.


* El lenguaje humano se basa en la capacidad de los seres humanos para comunicarse por medio de signos. Principalmente lo hacemos utilizando el signo lingüístico. Aun así, hay diversos tipos de lenguaje. El lenguaje humano puede estudiarse en cuanto a su desarrollo desde dos puntos de vista complementarios: la ontogenia, que remite al proceso de adquisición del lenguaje por el ser humano, y la filogenia

* El lenguaje animal se basa en el uso de señales sonoras, visuales y olfativas a modo de signos para referirse a un referente o un significado diferente de dichas señales. Dentro del lenguaje animal están los gritos de alarma, el lenguaje de las abejas, etc.

* Los lenguajes formales son construcciones artificiales humanas, que se usan en matemática y otras disciplinas formales, incluyendo lenguajes de programación. Estas construcciones tienen estructuras internas que comparten con el lenguaje humano natural, por lo que pueden ser en parte analizados con los mismos conceptos que éste.


Contenido

[ocultar]


* 1 Prelenguaje, lenguaje, lengua o idioma, habla, dialecto

* 2 Características de las lenguas naturales

o 2.1 Diversas definiciones

o 2.2 Lenguaje humano

o 2.3 Neurolingüística

o 2.4 Patologías

* 3 El lenguaje en la naturaleza

o 3.1 Comunicación química

o 3.2 Comunicación acústica

o 3.3 Comunicación visual

o 3.4 Comunicación táctil

* 4 Dimensiones del Lenguaje

* 5 Referencias

o 5.1 Notas

o 5.2 Bibliografía

* 6 Véase también

* 7 Enlaces externos


Prelenguaje, lenguaje, lengua o idioma, habla, dialecto [editar]


* El prelenguaje es un sistema de comunicación rudimentario que se aprecia en el lenguaje de los bebés y que constituye la base de la adquisición de este. Se da a través y mediante un conjunto de cualidades necesarias para que el bebé pueda adquirir el lenguaje, y constituyen capacidades neurofisiológicas y psicológicas entre las que destacan percepción, motricidad, imitación y memoria.

* El lenguaje es una capacidad o facultad extremadamente desarrollada en el ser humano; es un sistema de comunicación más especializado que los de otras especies animales, a la vez fisiológico y psíquico, que pertenece tanto al dominio individual como al social y que nos capacita para abstraer, conceptualizar y comunicar. Según Ferdinand Saussure, en el lenguaje humano estructurado debe diferenciarse entre lengua y habla:


a) Lengua: llamada también idioma, especialmente para usos extralingüísticos. Es un modelo general y constante para todos los miembros de una colectividad lingüística. Los humanos crean un número infinito de comunicaciones a partir de un número finito de elementos, por ejemplo a través de esquemas o mapas conceptuales. La representación de dicha capacidad es lo que se conoce como lengua, es decir el código. Una definición convencional de lengua es la de "signos lingüísticos que sirve a los miembros de una comunidad de hablantes para comunicarse".

b) Habla: materialización o recreación momentánea de ese modelo en cada miembro de la colectividad lingüística. Es un acto individual y voluntario en el que a través de actos de fonación y escritura, el hablante utiliza la lengua para comunicarse. Son las diversas manifestaciones de habla las que hacen evolucionar a la lengua.


* El dialecto se refiere a una variante geográfica de un idioma (por ejemplo el español dominicano hablado en la República Dominicana y el español hablado en Madrid). Los idiomas se expresan con rasgos distintivos en cada región o grupo social. Estos rasgos distintivos pueden ser de tipo fónico, morfológico, sintáctico, semántico y pragmático.


Características de las lenguas naturales [editar]

Artículo principal: Lengua natural


El lingüista Julio Mejias habla de quince rasgos definitorios de la lengua, algunos de los cuales están presentes en la comunicación animal y los lenguajes formales. Sin embargo, sólo las lenguas naturales tiene estos quince rasgos de Hockett y, por tanto, esta lista caracteriza lo que es una lengua natural.


Entre los rasgos más definitorios están la arbitrariedad (de la relación entre el signo y el significado), la productividad (que permite producir nuevos mensajes nunca antes realizados) y la estructura jerárquica (según la cual las lenguas humanas poseen reglas o principios sintácticos y gramaticales, por lo que las producciones no son aleatorias).

Diversas definiciones [editar]

EL SIGNO LINGÜISTICO:
el lenguaje verbal está constituido por un tipo especial de sí mbolo, el signo linguistico, con dos planos: el del significante o expresion y el del significante o contenido.Se caracteriza por los siguientes rasgos:
-Arbitrariedad: la relacion entre significante y significado es inmotivada, es decir, producto de la voluntad humana.
-Convencionalidad: los usuarios de una misma lengua tienen que aceptar los signos que la componen.
-Oralidad: las lenguas son bá sicamente habladas.
-Linealidad: el signo linguistico se desarrolla en el tiempo.
-Inmutuabilidad sincró nica: ningú n hablante puede cambiar voluntariamente el valor de un signo.
-Mutuabilidad diacró nica: los signos pueden cambiar tanto en su forma como en su contenido.
-Segmentable.
-Doblemente articulado:cualquier mensaje se puede descomponer en unidades minimas con significado, los monemas, y unidades mas pequeñ as sin significado, los fonemas.

Hay una inmensidad de definiciones sobre qué es el lenguaje humano, dependiendo de cada autor en cada época y en cada circunstancia. Una selección de varias de las definiciones que se le ha dado al lenguaje:[1]


1. Por el lenguaje entendemos un sistema de códigos con cuya ayuda se designan los objetos del mundo exterior, sus acciones, cualidades y relaciones entre los mismos. (A. R. Luria, 1977).

2. El lenguaje es un hábito manipulatorio (J.B. Watson, 1924).

3. El lenguaje es un conjunto finito o infinito de oraciones, cada una de las cuales posee una extensión finita y construida a partir de un conjunto finito de elementos (Noam Chomsky, 1957)

4. El lenguaje es una instancia o facultad que se invoca para explicar que todos los hombres hablan entre sí (J. P. Bornchart, 1957).


Lenguaje humano [editar]


El lenguaje humano se debe a adaptaciones evolutivas que se dan exclusivamente en seres humanos de la especie Homo sapiens. La conducta lingüística en los humanos no es de tipo instintivo sino que debe ser adquirido por contacto con otros seres humanos. La estructura de las lenguas naturales, que son el resultado concreto de la capacidad humana de desarrollar lenguaje, permite de comunicar ideas y emociones por medio de un sistema de sonidos articulados, de trazos escritos y/o de signos convencionales, por medio de los cuales se hace posible la relación y el entendimiento entre individuos. El lenguaje humano permite la expresión del pensamiento y de exteriorización de los deseos y afectos.[2]


La capacidad humana para el lenguaje tal como se refleja en las lenguas naturales es estudiada por la lingüística.[3] Se considera que la progresión de las lenguas naturales va desde el habla, y luego por la escritura y, finalmente, se instala una comprensión y explicación de la gramática.[2] Desde el punto de vista social e histórico el lenguaje humano ha dado lugar a idiomas que viven, mueren, se mudan de un lugar a otro, y cambian con el paso del tiempo. Cualquier idioma que deja de cambiar o de desarrollarse es categorizada como lengua muerta. Por el contrario, cualquier idioma por hecho de no ser una lengua muerta, y formar parte de las lenguas vivas o modernas, está sufriendo continuamente reajustes que acumulativamente son los responsables del llamado cambio lingüístico.


Hacer una distinción en principio entre un idioma y otro es por lo general imposible.[4] Por ejemplo, hay algunos dialectos del alemán que son similares a ciertos dialectos del Holandés. La transición entre las lenguas dentro de la misma familia lingüística a veces es progresiva (ver dialecto continuo).


Hay quienes hacen un paralelismo con la biología, donde no es posible hacer una distinción bien definida entre una especie y la siguiente. En cualquier caso, el desafío real puede ser el resultado de la interacción entre las lenguas y las poblaciones. (Ver dialecto o August Schleicher). Los conceptos de Ausbausprache, Abstandsprache y Dachsprache se utilizan para hacer distinciones más refinadas sobre los grados de diferencia entre las lenguas o dialectos.

Neurolingüística [editar]

Algunas de las áreas cerebrales asociadas con el procesamiento del lenguaje: Área de Broca (Azul), Área de Wernicke (Verde), Supra"">

La neurolongüística es el área disciplinar dependiene de la neuroanatomía que se se preocupa por la computación cerebral del lenguaje humano. Las principales áreas del cerebro que se encargan de procesar el lenguaje son:


* Área del lenguaje hablado: Área de Broca (No. 44) Hemisferio dominante.

* Área de comprensión del lenguaje hablado: Área de Wernicke. Corresponde a las áreas de Broadman No. 21, 22, 39 y 42. Lóbulo temporal izquierdo.


Patologías [editar]


Alteraciones de lenguaje:


* Trastornos del lenguaje oral: por causas orgánicas o por causas psicológicas.

o Disartria: Dificultad para articular sílabas. Se observa en la parálisis general progresiva, lesiones de algunos nervios craneales y en las intoxicaciones por alcohol y barbitúricos.[5]

o Dislalia: Sustitución, alteración u omisión de los fonemas sin que haya trastornos de los órganos del habla.[5] Ejemplo: Rotacismo (R), Labdacismo (L), Sigmacismo (S), Deltacismo (D), Gammacismo (G), Lalación (reemplazo de la R por la L).

o Afasia: Imposibilidad para comunicarse por lenguaje hablado, leído o escrito como consecuencia de una lesión cerebral, una vez que el sujeto ha adquirido un lenguaje si quiera elemental.[6] Hay tres tipos:

+ Afasia motriz o de Broca (afasia de expresión): Lesión del área 44 de Broadman del hemisferio izquierdo. El paciente comprende lo que se le dice y sabe lo que quiere decir, pero no lo puede expresar, ni verbal ni escrito.[7]

+ Afasia sensorial o de Wernicke (afasia de comprensión): El paciente habla pero no coordina las palabras o los sonidos, oye pero no comprende las palabras que se le dirige, ve las letras y signos escritos pero es incapaz de leerlas (Alexia) e incapaz de escribir (Agrafia).

+ Afasia sensorial o global (Expresión - comprensión): Lesiones de los lóbulos frontal y temporal del hemisferio izquierdo. Imposibilidad de hablar y alteraciones de la compresión verbal, de la lectura y escritura.[7]

o Disfemias: Alteración en la emisión de las palabras. Las más frecuentes son el tartamudeo y el balbuceo. Característico en neuróticos y psicópatas.

o Disfonías: Alteraciones del tono y timbre de voz cuya causa reside en el aparto fonador. Ejemplo: Afonía en los alcohólicos, voz apagada en deprimidos.

* Trastornos del lenguaje escrito

* Disgrafía: Irregularidades graves en los trazos de la escritura. Ejemplo: Alcoholismo, edad, senil, parálisis general progresiva.

* Agrafia y alexia: La agrafia es la imposibilidad de expresar los pensamientos por medio de la escritura. La alexia es la dificultad para reconocer letras.

* Trastornos del lenguaje mímico: Cuantitativos: Hipermimia: Exageración de rasgos fisonómicos. Ejemplo: Excitación psicomotriz, esquizofrenias. Hipomimia: Disminución general de la mímica, se ve en los estados catatónicos, esquizofrenia y en la indiferencia afectiva. Amimia: Inmovilidad de los rasgos fisonómicos. No hay expresión afectiva. Esquizofrenia, depresión o en los estados estupurosos. Trastornos cualitativos: Paramimias: Expresiones no relacionadas con el estado de ánimo del sujeto. Simulaciones de los delincuentes y estados delirantes.


El lenguaje en la naturaleza

Comunicación química


Dependen del sentido del olfato y en algunas ocasiones del gusto. Estas señales pueden recorrer grandes distancias cuando son transportadas por las corrientes del aire, aunque sólo son percibidas a favor del viento. Las sustancias químicas específicas que producen efectos concretos se llaman feromonas. En las colonias de abejas, por ejemplo, la reina produce una feromona "real" que impide el desarrollo de los ovarios de las obreras. Las feromonas tienen una gran importancia en lo relativo a la atracción sexual.

Comunicación acústica [editar]


Las ondas sonoras pueden variar de altura e intensidad con rapidez. Sirven para trasmitir una amplia gama de información. Estas señales viajan en todas direcciones y el receptor las localiza con facilidad.


Por ejemplo, los monos aulladores y algunas aves, ranas y sapos poseen grandes sacos vocales que aumentan considerablemente los sonidos que emiten. En los caso de los sapos, emiten un sonido para atraer a la hembra y otro para "avisar" a otros que él también es macho. Las cigarras que cantan son machos, y lo hacen para atraer a las hembras. Los pollitos emiten sonidos de distinta intensidad en donde avisan a la gallina distintas situaciones (si están asustados o si tienen hambre o frío). Los cocodrilos, cuando están por nacer, emiten sonidos con lo que avisan a su madre y ella destapa el nido subterráneo para que los pequeños puedan subir a la superficie.

Comunicación visual [editar]


Muchos animales diferentes usan estas señales, que se pueden encender y apagar en un instante, aunque por lo general son útiles en determinadas horas del día. Suelen ser llamativas o consistir en movimientos bruscos. Por ejemplo, una de las garras del cangrejo violinista macho es mayor que la otra, tiene colores fuertes y la sacude para atraer a las hembras. Los colores y diseños de las alas de las mariposas y de los machos de muchas aves atraen a sus compañeras en distancias cortas. Cuando vuelan por la noche, los lampíridos machos producen destellos luminosos con señales características, mientras que las hembras responden con sus destellos desde el suelo.

Comunicación táctil [editar]


La comunicación táctil se refiere a las señales transmitidas a través del contacto de la piel o partes exteriores de los seres vivos. Estas señales sirven al alcance de la mano y tienen una gran importancia entre los primates, como una forma de indicación de amistad y para tranquilizar. El hecho de que un individuo cuide al otro, por ejemplo eliminándole los parásitos indeseables, es su manera de reforzar los lazos familiares y de amistad. Los mecanismos principales son:


* Transmisión por vibraciones. Actúan sólo en distancias muy cortas. Para indicar su presencia a las hembras, los machos de las arañas de estuche hacen vibrar sus membranas de un modo característico. Los cocodrilos producen vibraciones desde el interior de sus cuerpos para producir vibraciones que la hembra pueda percibir.

* Transmisión eléctrico. Algunos peces que viven en los ríos lodosos de América del Sur y África usan estas señales capaces de atravesar cuerpos sólidos. Son utilizadas para la agresión, para el cortejo y para orientarse.


Dimensiones del Lenguaje [editar]


El lenguaje entre especies biológicas puede ser estudiado según cuatro dimensiones o aspectos diferentes que definen características propias de su naturaleza:


* Formal o estructural, que se refiere a la complejidad combinatorio de los códigos usados, el medio usado para el mismo y los patrones en los que se basa la comunicación mediante dicho lenguaje. La dimensión estructural a su vez puede ser dividida en forma, contenido y uso:

o Forma: estudiada en sus diferentes aspectos por la fonología, morfología y sintaxis. La primera comprende la forma material de las señales, la segunda las propiedades de formación de señales complejas y la tercera las propiedades combinatorias.

o Contenido: estudiado por la semántica, que consiste en la codificación y decodificación de los contenidos semánticos en las estructuras lingüísticas.

o Uso: estudiado en la pragmática, que define como la situación de uso tiene importancia tanto para las formas usadas como la interpretación del contenido.

* Funcional, que se refiere a la intencionalidad con la que se usa, qué ventajas aporta y para qué casos se usa, con qué funciones y en qué contextos.

* Comportamental, se refiere a todos al comportamiento exhibido por el emisor y los receptores del código, y a las conductas desencadentes del uso y desencadanas por el uso del lenguaje.

* Representativa,


Referencias [editar]

Notas [editar]


1. ↑ Melina Aparici Aznar, Unknown, Melina Aparici Aznar, Universitat Oberta de Catalunya, Montserrat Riera Masjoan. Psicologia del llenguatge (en catalán).

2. ↑ a b Edward Sapir, Margit Frenk Alatorre, Antonio Alatorre El lenguaje (en español). Publicado por Fondo de Cultura Económica, 1954; pág 14. ISBN 968-16-0550-0

3. ↑ Eugenio Martínez Celdrán, Teresa Amat Crespí Lingüística (en español). Publicado por Elsevier España, 1998; pág 1. ISBN 84-458-0725-0

4. ↑ La Nueva Encyclopædia Britannica: MACROPÆDIA (2005). Encyclopædia Britannica, Inc. (ed.). Language (vol. 22), pp. 548 2b.

5. ↑ a b Jorge Perelló, Jorge Perelló Gilberga, L. Tresserra Llauradó Trastornos del habla (en español). Publicado por Elsevier España, 1995. ISBN 84-458-0422-7

6. ↑ Juan Narbona, Claude Chevrie-Muller. El lenguaje del niño (en español). Publicado por Elsevier España, 2001; pág 284. ISBN 84-458-1129-0

7. ↑ a b Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrame Cerebral, citado por [MedlinePlus] (diciembre de 2008). «Afasia» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 16 de marzo, 2009.


Bibliografía [editar]


* ÁVILA, R. La lengua y los hablantes. México: Trillas, 1977.

* BENVENISTE, E. "Comunicación animal y lenguaje humano" en Problemas de la lingüística general, México: Siglo XXI, 1982.

* HOCKETT, CH. “El puesto del hombre en la naturaleza”, capítulo LXIV de Curso de lingüística moderna, Buenos Aires: Eudeba, (1957) 1970.

* LYONS, J. El lenguaje y la lingüística, Madrid: Teide, 1984.

* MORRIS, CH. Y MAISTO, A. Introducción a la Psicología (Décima edición). México: Pearson Educación, 2001.

* QUILIS, A. y FERNÁNDEZ, J. Curso de fonética y fonología españolas. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1992.

* SAUSSURE, F. Curso de lingüística general, Madrid: Alianza Editorial, 1983.

* SAZBÓN, J. " Significación del Saussurismo" en "Estudio preliminar", Saussure y los fundamentos de la lingüística, Buenos Aires: CEAL, 1990.



En: No Categorizado
Permaenlace: signos linguisticos.2
Comentarios: 5
Leído 1737 veces.


Martes, 24 Noviembre 2009 10:31:31 GMT

signos linguisticos

Signos Lingüísticos
Enviado por padmiu



1. Introducción
2. Los signos lingüísticos.
3. Los signos de puntuación
4. Lengua
5. Conclusión
6. Bibliografia

INTRODUCCIÓN

La realización de este informe es con el fin de estudiar y aprender la importancia de los signos lingüísticos.

Las normas ortográficas regulan el uso de las letras, de las mayúsculas, de la tilde de acentuación y de los signos de puntuación y entonación.

De igual forma dentro de los puntos tratados se encuentra la comunicación la cual es un proceso de intercambio de información.

También se tratan en el presente informe.

* El punto.

* La coma.

* Los dos puntos.

* Los puntos suspensivos.

* Los signos de admiración.

* Las comillas.

* El guión y la raya.

* Idioma.

* El punto y coma.

* Los signos de Interrogación.

* Los paréntesis.

Enlace Patrocinado
1.


LOS SIGNOS LINGÜÍSTICOS.Signos Lingüísticos
Enviado por padmiu

1.Introducción
2.Los signos lingüísticos.
3.Los signos de puntuación
4.Lengua
5.Conclusión
6.Bibliografia
INTRODUCCIÓN
La realización de este informe es con el fin de estudiar y aprender la importancia de los signos lingüísticos.
Las normas ortográficas regulan el uso de las letras, de las mayúsculas, de la tilde de acentuación y de los signos de puntuación y entonación.
De igual forma dentro de los puntos tratados se encuentra la comunicación la cual es un proceso de intercambio de información.
También se tratan en el presente informe.
El punto.
La coma.
Los dos puntos.
Los puntos suspensivos.
Los signos de admiración.
Las comillas.
El guión y la raya.
Idioma.
El punto y coma.
Los signos de Interrogación.
Los paréntesis.

LOS SIGNOS LINGÜÍSTICOS.
1.Fonética: Estudia las características físicas de sonidos del habla humana.
2.Fonología: Estudia lo organización de los sonidos para formar el sistema de lengua particular.
3.Morfología: Estudia las palabras y sus estructura.
4.Sintaxis: Estudia las combinaciones de las palabras para formar unidades mayores de construcción.
5.Semántica: Estudia el significado de las palabras.
LOS SIGNOS DE PUNTUACIÓN
Orientan al lector respecto a la entonación y las pausas del habla. Son de gran importancia para resolver ambigüedades del sentido o la intencionalidad misma del mensaje.
LA COMA
Este signo señala pequeñas pausas en las que se eleva ligeramente el tono y después de las cuales se mantiene el mismo tono anterior, a diferencia del punto que señala una bajada de tono. Otras veces marca el principio y el fin de un inciso que se hace en tono más bajo todo él; en este caso, después de la segunda como que cierra el periodo, se vuelve al tono anterior.
Se separan con comas los distintos elementos de un enumeración, menos el ultimo que ira precediendo por la conjunción y o ni. Otra forma en que puede acabar una enumeración es: ......, etc. O con puntos suspensivos.
Ejemplo:
Compraremos vino, arroz, cebollas, huevos y aceite.
El Museo de los Impresionistas tiene obras de Reonir, Degas, Manet, Van Goht, etcétera.
Van separadas con coma las palabras, sintagmas y construcciones paralelas que se repiten:
Los obreros colocaban la gran piedra, los guardias vigilaban, los curiosos miraban y los cronistas tomaban la nota.
Sí, si, lo que usted diga.
Se separa con coma el vocativo (palabra con la que llamamos o nos a alguien) del resto del enunciado:
María, nos vamos ya.
Señores, nunca es tarde si la dicha es buena.
No faltes mañana, Pedro.
Cuando una oración es subordinada se antepone a la principal, se separa con coma:
Cuando acabe el curso, iré a visitarte.
Cuando se mezclan dos modos oracionales (el imperativo y el enunciativo, por ejemplo) en un mismo enunciado, se separan con coma:
Descansa, que me parece que estás agotado.
Se separa también entre comas los incisos y las oposiciones:
Mi hermana, que siempre tarda más de lo debido, dijo que llegaría temprano.
Los alumnos, y otros que no lo son, asistieron a la función.
Cuando se altera el orden normal de la oración se separa con coma el elemento desplazado:
Amantes, tiene cuatro.
A Ministro, le gustaría llegar.
En las frases en que el verbo se omite por sobreentenderse, se sustituye el verbo por una coma:
Unos venían de Buenos Aires; otros, de Montevideo.
Algunos llegaron temprano; la mayoría, tarde.
La conjunción pues, si va a final de frase con sentido consecutivo, va precedida de coma. También van precedidas de coma las conjunciones adversativas pero y más si la frase que introducen es corta:
Esto se ha acabado; vámonos, pues.
La tienda está cerrada; no podemos comprar la radio hoy, pues.
Algunas expresiones con valor adverbial o de nexo como es decir, o sea esto es, efectivamente, en efecto, sobre todo, sin embargo, por ultimo, en segundo lugar, etc., van entre comas:
En efecto, lo dicho anteriormente supone una grave acusación.
Los peces son animales acuáticos, es decir, viven en el agua.
EL PUNTO
El punto es un signo que sirve para señalar el final de un periodo sintáctico u oración gramatical. Representa una pausa fónica más o menos largas según el énfasis que le quiera dar el lector. Lo importante es que marca un ligero descenso de tono, a diferencia de la coma que supone un ligero ascenso. Después de punto se escribe siempre mayúscula.
Se escribe punto y seguido cada vez que se cierra un periodo gramatical u oración:
El viernes pasado trasladamos de casa. El trasiego de mover trastos es lo más mareante del mundo.
Se escribe punto y parte para separar los distintos párrafos. Esto se hace abandonando la línea en la que se está escribiendo y comenzando en la siguiente después de unos espacios en blanco. También se pueden separar los párrafos sin dejar espacios en blanco. También se pueden separar los párrafos sin dejar espacios en blanco al principio, pero dejando una línea en blanco entre uno y otro. El ultimo punto del texto se llama punto final:
Ejemplo:
Estimada Sra.
Le agradecería, si las responsabilidades de espacio lo permiten, que publicara mi queja sobre la deficiencia del transporte nocturno en la ciudad.
Un uso del punto, muy distinto de los especificados anteriormente, es el de marcar el final de las abreviaturas.
Sr. Rodríguez, le llaman por teléfono.
EL PUNTO Y COMA
Este signo señala una pausa más intensa que la coma, pero menos que el punto y seguido. Puede separar oraciones gramaticalmente autónomas, pero muy relacionadas por el sentir y tiene un especial utilidad para separar enumeraciones de frases o sintagmas complejos. Hoy en día se usa poco.
Se usa el punto y coma para separar periodos sintácticos complejos, igual que el punto y seguido, pero sirve para manifestar una más estrella unión de sentido entre los mismos:
Ejemplo:
Admiro sus monumentos, sus edificios, sus calles y plazas; le sorprendió la amabilidad de sus gentes.
Se pone punto y coma para separar l

Enlace Patrocinado
1.
os distintos elementos de un enumeración cuando estos son construcciones complejas con comas internas:
Ejemplo:
Cuando regrese, después del incendio, me encontré con un panorama desolador: Casas chamuscadas, sin puertas ni ventanas, con los tejados hundidos; unos bloques, que parecían paisajes de pesadilla.
Se suele poner punto y coma ante las conjunciones adversativas pero y más, cuando la frase que introducen es larga:
Ejemplo:
Nadie puede saber lo que pasa por la cabeza del héroe, del vencedor de tan importante competición, en el momento de los laureles; pero el fervor de las masas mitiga la conciencia de si mismo.
LOS DOS PUNTOS
Este signo representa un énfasis y crea una expectativa sobre lo que sigue. La entonación es como la del punto: baja en la sílaba que le precede. Después de dos puntos se escribe letra mayúscula o minúscula indistintamente, aunque se prefiere la minúscula cuando el texto sigue en la misma línea (salvo que entre una voz distinta ) y la mayúscula cuando sigue aparte en otra línea.
Se ponen los dos puntos antes de una cita textual, si va precedida por verbos o expresiones introductorias del lenguaje en estilo directo:
Ejemplo:
Me dijo: "Más vale tarde que nunca".
Se ponen los dos puntos después de enunciar enumeración; en este caso, los elementos de la misma pueden escribirse a continuación, o parte, cambiando de línea una vez que se introduzca un nuevo elemento:
Ejemplo:
Andalucía consta de las provincias siguientes: Jean, Cordova, Sevilla, Hueval, Cádiz, Málaga, Granada y Almedia.
Se ponen los dos puntos después de un enunciado general, cuando a continuación se especifican uno o varios casos particulares que lo ilustran. El enunciado puede acabar con la expresión como, por ejemplo u otras equivalentes. También puede prescindirse de dichas expresiones:
Ejemplo:
Tenemos, quizás, el más veraz de los retratos del hombre gallego: sus varas de medir el mundo, las vueltas de su imaginación, su gusto por las sorpresas.
Se ponen los dos puntos cuando a una o varias oraciones le sigue otra a modo de conclusión, consecuencia, causa o resumen de lo dicho anteriormente.
Ejemplo:
Andrés se puso a dar patadas a la puerta y como su mujer no abría, se sentó en el rellano de la escalera; empezó a gritar y consiguió reunir a los porteros, a los vecinos y a la policía: fue un escándalo.
Se ponen los dos puntos después de la formula de salutación en las cartas (en las de tipo comercial o formal, cada vez más, se pone coma en vez de dos puntos):
Ejemplo:
Querido Manuel: te agradecería que me escribieras a maquina pues tienes una letra casi imposible de descifrar. Si no he entendido mal ...
En instancias, certificados, decretos, bandas, edictos, sentencias, etc., se ponen los dos puntos después de la palabra del documento, que se escribe toda ella en mayúscula.
Se ponen los dos puntos en los escritos de tipo esquemático (informes, impresos de solicitud, etc.) a continuación de los conceptos fijos, que deben ser cumplimentados o concretados:
Nombre: Margarita
Apellidos: Pérez Villar
Calle Corrientes Nº 280.
LOS PUNTOS SUSPENSIVOS
Este signo es un recurso expresivo que sirve para manifestar que quien escribe deja de decir, o anotar, algunas palabras. Los puntos suspensivos – siempre tres y uno más – representan una pausa larga en el habla y una entonación parecida a la de la coma; es decir, la sílaba precedente sufre un ligero ascenso:
Se ponen puntos suspensivos al final de enumeraciones incompletas. En este caso tienen el mismo valor que etc.
Se ponen puntos suspensivos cuando se deja una expresión a medias dando por supuesto que el lector pueda reconstruirla. También se utiliza, a veces para sustituir las palabras malsonantes que el lector puede imaginar con facilidad (en este caso con espacio en blanco o ambos lados, sustituyendo a la palabra)
Se ponen puntos suspensivos para reflejar una forma de hablar dubitativa, inconexa, con pausas prolongadas, o que deja las frases a medias y para indicar que el hablante ha sido interrumpido a media frase o que la retoma después de la interrupción.
Se ponen puntos suspensivos para indicar pausa prolongada y crear intriga antes de decir algo sorpresivo o inesperado.
Se pone puntos suspensivos entre corchetes o entre paréntesis al suprimir uno o varios fragmentos del texto que se cita. Si se suprimen pocas palabras o líneas de manera que no impliquen un punto y aparte, los corchetes se ponen seguidos, dentro del texto; si se suprimen fragmentos que implican puntos y aparte, se ponen separados del texto.
Se ponen puntos suspensivos antes o después de empezar o acabar una cita cuando la frase en que se la toma o en que se deja está incompleta (los puntos van pegados a la primera o a la última palabra que se cita, según por donde esté incompleta la frase)
LAS COMILLAS
Se definen las comillas compuestas como un signo ortográfico formado por dos parejas de comas altas, en posición volada (" "), o bajas, que marcan el principio y el final de una cita textual o de expresiones que se destacan por su regularidad. Las comillas simples (‘ ‘), por su parte, enmarcarían palabras que aparecen dentro de un texto que ya lleve los otros tipos de comillas.
Se emplean las comillas para expresar que el texto entrecomillado es cita literal de lo dicho o escrito por alguien. Las declaraciones al texto citado se situarán fuera de las comillas y separadas de éste mediante los signos de puntuación que correspondan.
Se emplean las comillas para destacar los títulos de capítulos, relatos, poemas, etc., que forman parte de una obra más extensa cuyo titulo se cita en cursiva.
Se emplean las comillas para realzar las palabras usadas con ironía, doble sentido o con algún significado distinto del habitual ( esta función también la desempeñan la cursiva y el subrayado, que es su equivalente en los textos escritos a mano).
Se emplean las comillas para resaltar las palabras extranjeras o aquellas otras truncadas o pronunciadas irregularmente. Este uso ha sido sustituido por la letra cursiva ( o por el subrayado cuando se escribe a mano).
Se emplean las comillas para enmarcar los títulos de las obras artísticas, revistas, libros, etc. (La revista "Ajoblanco" publicó un Articulo sobre la marihuana; "Crónica de una muerte anunciada" es una novela de Gabriel García Márquez), pero este uso ha sido sustituido por el empleo de cursiva ( o por el subrayado cuando se escribe mano).
Se emplean las comillas altas dentro de un texto entrecomillado con comillas angulares para resaltar determinadas palabras.
Se emplean las comillas simples para expresar que una palabra debe entenderse en un determinado sentido o para definir a otra; también se emplean para enmarcar palabras que aparecen en textos que ya llevan los otros dos tipos de comillas.
GUIÓN Y LA RAYA
El guión (-), también llamado raya corta, es un signo ortográfico que sirve para señalar que una palabra ha quedado partida al final de un línea, o para separar los componentes de una palabra compuesta, entre otros usos. La raya (--), el doble de largo del guión, es una marca de inciso o declaración y de principio de intervención en un dialogo.
Se utiliza el guión para marcar la división de una palabra que no cabe entera al final de la línea. (La palabra no puede dividirse arbitrariamente).
Se utiliza el guión para separar los componentes de una palabra compuesta que no se ha consolidado por completo (tema socio – político ). Se suprime en cambio, el guión si los componentes constituyen una palabra compuesta ya consolidada: hispanoamericano, norteamericano, tiovivo, etc.
Se utiliza el guión para separar las fechas que señalan el principio y fin de un periodo histórico, el nacimiento y muerte de un autor, etc.
Ejemplo:
La revolución francesa ( 1789 – 1799 ) puso fin al antiguo régimen en Francia. María Callas (1923 – 1977 ) debuto en la Scala de Milán en 1950.
Se utiliza el guión para representar, en lingüística, los limites de los componentes léxicos de un palabra o, de manera más general, para representar su división silábico:
Cort – o – metr – aje
Almendra-----a

Enlace Patrocinado
1.

Se emplea el guión para separar letras y números en ciertas denominaciones (marcas comerciales, instituciones y organismos, etc.).
No se emplea guión ni después de ciertos prefijos (anti --. auto -, contra -, neo -, super -, vice...) ni después de la partícula ex ni del adverbio no cuando precede a nombre o adjetivo.
Se emplea la raya para marcar el principio de lo que dice cada personaje en los diálogos.
Se emplea la raya para intercalar incisos o aclaraciones a modo de paréntesis.
Se emplea la raya para introducir en los diálogos, ilusiones y precisiones sobre quien habla.
Se emplea la raya para marcar elementos que se sobreentienden de los componentes de una serie (esta función la desempeñan también las comillas).
LOS SIGNOS DE INTERROGACION.
Si en el habla se manifiestan las preguntas con una modalidad de entonaciones, en la escritura, para representación, se recurre a un par de signos, unos inicial o de apertura, ( ¿ ) y otro final o de cierre ( ? ). Entre ambos signos se contienen aquello que es objeto de interrogación directa
(¿En qué estás pensando?). Si la misma pregunta se plantea indirectamente, los signos de interrogación desparecen (me pregunto qué estarás pensando ...)
Los signos de interrogación sirven para marcar el principio y el final de una pregunta formula en estilo directo:
¿Cómo de llama?
¿Te enteraste de lo que pasó s Ramiro?
Si la pregunta afecta a una parte de la frase, los signos de interrogación se ponen donde empiece y termine lo preguntado:
Juan, dime, ¿cómo te enteraste de lo de Ramiro? Porque yo, que soy su hermano, acabo de saberlo ahora mismo.
Si se formulan varias preguntas consecutivas, cada una tienen que llevar sus propios signos y empezar por mayúscula:
¿Qué dices? ¿Cuándo ha sido? ¿Quién te lo ha contado?
Si son muy breves, las preguntas consecutivas pueden escribirse como en el ejemplo anterior con mayúscula al principio de cada una - o bien separada por coma o puntos y comas y con minúsculas:
¿Cómo vienes así?, ¿dónde has estado?, ¿con quien?, ¿qué habéis hecho?.
Si una frase es a la vez interrogativa y exclamativa, se utilizan ambos signos, al principio y al final. Lo ideal es dar preponderancia al que rige la intención de la frase, aunque debe tenerse presente que la colocación de dichos signos, en la lengua escrita, puede variar significativamente el sentido de la misma:
¿¡Que se atrevió a negarlo!?
¿¡Qué!? ¿Se atrevió a negarlo?
¿Qué?... ¿¡Se atrevió a negarlo!?
Se usa un solo signo interrogativo (el de cierre) para expresar inseguridad o desconocimiento:
No estoy seguro, pero creo que dijo "perigeo" (¿).
Gutierre de Cetina (Sevilla, 1520 – México, ?).
LOS SIGNOS DE ADMIRACIÓN
Mientras que en el hablar se puede manifestar sorpresa, asombro o cualquier otra emoción exaltada – o simplemente enfática – mediante una especial entonación de voz, en la escritura, para representar cualquier exclamación, se recurre a los signos de admiración, uno inicial o de apertura (¡) y otro final o de cierre (!). Entre ambos signos se contiene aquello que es objeto de exclamación.
Se ponen los signos de admiración al principio y al final de los enunciados exclamativos (aquellos que expresan un sentimiento o una emoción con intensidad):
¡Está nevando!
¡Qué desastre!
¡Qué demonio de hombre!
Si la exclamación afecta a una de la frase, los signos de admiración se ponen donde empiece y termine la exclamación:
¡A las armas!, gritaron todos.
Íbamos tan tranquilos cuando - ¡no veas la que se armó!.
Se suelen escribir entre signos de admiración las interjecciones (¡ay!, ¡oh!), las apelaciones (¡Oiga!, ¡Eh usted!), ciertas innovaciones religiosas ¡Dios mío, protégeme!.
Si se manifiestan varias exclamaciones seguidas, cada una tiene que llevar sus propios signos y empezar por mayúscula.
¡Ladrón! ¡Malas entrañas! ¡Ojalá te despidan del trabajo¡
Si son muy largas las exclamaciones en serie pueden escribirse como en los ejemplos anteriores con mayúscula al principio de cada enunciado o separadas por comas o por puntos y coma y con minúscula:
¡Corre!, ¡que te agarro!
¡Ay, Dios mío¡, ¡lo que tenemos que sufrir ¡
Si una frase es a la vez interrogativa y exclamativa, se utilizan ambos signos, al principio y al final. Lo ideal es dar preponderancia al que rige la intención de la frase, aunque debe tener presente que la colocación de dichos signos, en la lengua escrita, puede variar de manera significativa el sentido de la misma:
¡¿Qué no te lo dio ?¡
¡¿Qué?¡ ¡¿No te lo dio?¡
Se usa el signo de admiración de cierre, escrito entre paréntesis, para expresar el asombro que produce lo expresado por otro:
Dijo de si mismo que era un genio (!).
Constaba cincuenta mil dólares (!).
PARENTESIS:
Son signos ortográficos que tienen en común su función aislante, pues sirven para enmarcar dentro de un texto información complementaria o aclaratoria.
1.Se usan paréntesis para introducir una aclaración más o menos incidental.
En muchos países para votar es necesario se mayor de edad (mayor de dieciocho años)
2.Se usan paréntesis para enmarcar datos explicativos, detalles, significados de palabras extranjeras o de abreviatura, autor y obra a que pertenece una cita, año de duración de un periodo, provincia, departamento o país de una localidad.
En algunos países se produjo un "lunp" (hundimiento) de la economía.
Asia es el continente más poblado (60% de la humanidad).
LENGUA
Es un sistema complejo de signos regidos por un conjunto de normas según las cuales están permitidos combinarlos. Cada hablante conoce el código de su lengua y lo emplea para comunicarse.
EL LENGUAJE
Es la capacidad que tiene lo seres humanos para crear diversas formas de comunicación. Existen muchos tipos de lenguaje como la cultura, la música, la mímica, la danza pero innegablemente, pero más importante es la lengua.
LA COMUNICACIÓN
La comunicación es un proceso de intercambio de información, de conocimientos, sentimientos, de opiniones entre los seres humanos. Los animales también emplean sistemas comunicativos. La diferencia entre la comunicación humana y la animal radica en que la primera utiliza sistemas más complejos construidos conscientemente, mientras que la segunda esta ligada a los instintos.
IDIOMA
Termino en cierta forma equivalente a lengua, en el sentido de sistema de signos lingüísticos al servicio de una comunidad de hablantes.
ELEMENTOS DE LA COMUNICACIÓN:
Hablante o emisor: Es quien trasmite el mensaje (el profesor).
Oyente o receptor: Es el destinatario del mensaje emitido por el hablante (Los alumnos).
Código: Es el sistema de signos por medio del cual se elabora el mensaje, por ejemplo, las lenguas son códigos que es indispensable que el hablante y oyente compartan el mismo código para que sea posible la comunicación
Canal: Es el medio físico que emplea para transmitir el mensaje.
Referente: Es el mundo sobre el cual se habla del mensaje.
ORIGEN DEL IDIOMA
Hace casi dos mil años, antes de la ocupación por parte de los Romanos de la península Ibérica. Se hablaban en ella diversas lenguas: Ibérica, Tartesia, Ligur, Celta, Vascuence.
En el año 218, antes de Cristo comenzó la ocupación Romana de este territorio. Se fue produciendo una generalización del uso del latín y la desaparición de todas las lenguas pre-romanas a excepción del Vasco, el cual a pesar de recibir una gran influencia del latín, perduro. Este latín vulgar (hablado por lo soldados, colonos y comerciantes que vinieron a hispana) formaría con el tiempo la base del español que hoy conocemos. Sin embargo las lenguas pre-romanas dejaron palabras que hoy perduran en el castellano actual, por ejemplo, barro, vega, carrasca, etc., junto con el latín llegaron a la península numerosas voces griegas e incluso en la actualidad se sigue recurriendo a raíces griegas para crear nuevos términos (helicóptero, telemática), son palabras de origen griego. Huérfano, escuela, cuerda, gobernante, etc.
El castellano se origino en tierras de Cantambria y del norte de Burgos. Eran tierras fortificadas con castillos (de allí el nombre de Castilla). Se pueden considerar los primeros textos en castellano a las glosas silences y emilianenses.
Con la reconquista se extendió hacia el sur peninsular recogiendo voces de hablar regionales y continuando su evolución. A lo largo de esta época fue importante la influencia que recibió el castellano de otras lenguas españolas y estas a su vez del castellano, varias de estas lenguas vernáculas desaparecieron o sufrieron un gran retroceso. Con el paso del tiempo en varias regiones se produjo un bilingüismo, conviviendo el castellano con otras lenguas romances y con el Vasco (del misteriosos origen). Fue este un fenómeno que se produjo de una manera progresiva. Ya del siglo XII se conservan importantes manifestaciones de literatura en castellano medieval: El Cantar del Mio Cid, el autor de los reyes mayor una obra de teatro.
Gracias al camino de Santiago entraron en la lengua los primeros galicismos, escasos en número, y que se propagaron por la acción de los trovadores, de la poesía cortesana y la provenzal.
Para terminar en el año 1492, año de la conquista de Granada y del descubrimiento de América, el humanista Elio Antonio de Lebrija compuso la primera gramática castellana.
ACADEMIA DE LA LENGUA
La academia chilena de la lengua celebro sucesión de instalación El 05 de Junio de 1885, en Santiago, Constaba de 18 miembros nombrados por la Real Academia Española, institución de la cual tuvo origen y de la que fué, en orden cronológico la sexta academia correspondiente en Hispanoamérica. Actualmente la forman 36 individuos de números y ha nombrado, además, a un miembro de número permanente (Gabriela Mistral), un miembro de honor categoría creada exclusivamente para distinguir a S.S. El Papa Juan Pablo II. En 1999, se instituyo la categoría de miembro ilustre, y fue otorgada por vez primera a D. Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española. Además se han nombrado tres miembros honorarios y varias decenas de correspondientes, tanto en el país como en el extranjero. Desde el primer congreso de academias de la lengua Española, celebrado en México en 1951, tiene con ella, incluida la Española, una relación de colaboración como entidad igualitaria y autónoma.
Sus finalidades, así expresadas en el Artículo 1 de sus reglamentos son:
a.Velar por la pureza y el esplendor de la lengua española.
b.Contribuir a los trabajos de la Real Academia Española y de la Asociación de Academias de la lengua española.
c.Colaborar con otras instituciones en materia relacionadas con el idioma y con su literatura, especialmente la Chilena.
CONCLUSION
La comunicación es un proceso de intercambio de información, de conocimiento, de sentimientos, de opiniones entre los seres humanos. Para que el proceso de la comunicación sea posible, es necesario que integran seis elementos: Hablante o emisor: Es quien trasmite el mensaje (el profesor), Oyente o receptor: Es el destinatario del mensaje emitido por el hablante (los alumnos), Código: Es el sistema de signos por medio del cual se elabora el mensaje, por ejemplo, las lenguas son códigos es indispensable que hablante y oyente compartan el mismo código para que sea posible la comunicación, Canal: Es el medio físico que se emplea para transmitir el mensaje y el Referente que es el mundo sobre el cual se habla del mensaje.
La lengua es un sistema complejo de signos tejidos por un conjunto de normas, según las cuales esta permitido combinarlas.
El lenguaje es la capacidad que tienen los seres humanos para crear diversas formas de comunicación. Existen muchos tipos de lenguajes como la pintura, la música, mímica, la danza, las señales de humor que han utilizado algunas comunidades, pero indudablemente el más importante es la lengua.
Los signos de puntuación orientan al lector respecto a la notación y a las pausas de hablar. Son de gran importancia para resolver ambigüedades de sentido o la intencionalidad misma del mensaje, que el lenguaje oral resuelve con la entonación.
Desde 1996, en forma trimestral y con apoyo de la Comisión Nacional de Cooperación con la UNESCO – Chile edita el boletín "Notas Idiomáticas", con orientaciones sobre el uso del idioma y del que ya esta en circulación el número 14.
BIBLIOGRAFIA
TOVAR, Delia "Castellano y Literatura", Master en administración educacional I.U.P.E.B.
González de Zambrano Norma. "Master en Linguistica". I.U.P.C Prfra. Escuela de artes visuales. Teduca / Santillana (1988) Caracas Venezuela.
ALBOUKREK, Aaron "Consultor Larousse". Director Editorial para América Latina. Primera edición, México.




1. Fonética: Estudia las características físicas de sonidos del habla humana.

2. Fonología: Estudia lo organización de los sonidos para formar el sistema de lengua particular.

3. Morfología: Estudia las palabras y sus estructura.

4. Sintaxis: Estudia las combinaciones de las palabras para formar unidades mayores de construcción.

5. Semántica: Estudia el significado de las palabras.

LOS SIGNOS DE PUNTUACIÓN

Orientan al lector respecto a la entonación y las pausas del habla. Son de gran importancia para resolver ambigüedades del sentido o la intencionalidad misma del mensaje.

LA COMA

Este signo señala pequeñas pausas en las que se eleva ligeramente el tono y después de las cuales se mantiene el mismo tono anterior, a diferencia del punto que señala una bajada de tono. Otras veces marca el principio y el fin de un inciso que se hace en tono más bajo todo él; en este caso, después de la segunda como que cierra el periodo, se vuelve al tono anterior.

Se separan con comas los distintos elementos de un enumeración, menos el ultimo que ira precediendo por la conjunción y o ni. Otra forma en que puede acabar una enumeración es: ......, etc. O con puntos suspensivos.

Ejemplo:

Compraremos vino, arroz, cebollas, huevos y aceite.

El Museo de los Impresionistas tiene obras de Reonir, Degas, Manet, Van Goht, etcétera.

Van separadas con coma las palabras, sintagmas y construcciones paralelas que se repiten:

* Los obreros colocaban la gran piedra, los guardias vigilaban, los curiosos miraban y los cronistas tomaban la nota.

* Sí, si, lo que usted diga.

Se separa con coma el vocativo (palabra con la que llamamos o nos a alguien) del resto del enunciado:

* María, nos vamos ya.

* Señores, nunca es tarde si la dicha es buena.

* No faltes mañana, Pedro.

Cuando una oración es subordinada se antepone a la principal, se separa con coma:

* Cuando acabe el curso, iré a visitarte.

Cuando se mezclan dos modos oracionales (el imperativo y el enunciativo, por ejemplo) en un mismo enunciado, se separan con coma:

* Descansa, que me parece que estás agotado.

Se separa también entre comas los incisos y las oposiciones:

* Mi hermana, que siempre tarda más de lo debido, dijo que llegaría temprano.

* Los alumnos, y otros que no lo son, asistieron a la función.

Cuando se altera el orden normal de la oración se separa con coma el elemento desplazado:

* Amantes, tiene cuatro.

* A Ministro, le gustaría llegar.

En las frases en que el verbo se omite por sobreentenderse, se sustituye el verbo por una coma:

* Unos venían de Buenos Aires; otros, de Montevideo.

* Algunos llegaron temprano; la mayoría, tarde.

La conjunción pues, si va a final de frase con sentido consecutivo, va precedida de coma. También van precedidas de coma las conjunciones adversativas pero y más si la frase que introducen es corta:

* Esto se ha acabado; vámonos, pues.

* La tienda está cerrada; no podemos comprar la radio hoy, pues.

Algunas expresiones con valor adverbial o de nexo como es decir, o sea esto es, efectivamente, en efecto, sobre todo, sin embargo, por ultimo, en segundo lugar, etc., van entre comas:

* En efecto, lo dicho anteriormente supone una grave acusación.

* Los peces son animales acuáticos, es decir, viven en el agua.

EL PUNTO

El punto es un signo que sirve para señalar el final de un periodo sintáctico u oración gramatical. Representa una pausa fónica más o menos largas según el énfasis que le quiera dar el lector. Lo importante es que marca un ligero descenso de tono, a diferencia de la coma que supone un ligero ascenso. Después de punto se escribe siempre mayúscula.

Se escribe punto y seguido cada vez que se cierra un periodo gramatical u oración:

* El viernes pasado trasladamos de casa. El trasiego de mover trastos es lo más mareante del mundo.

Se escribe punto y parte para separar los distintos párrafos. Esto se hace abandonando la línea en la que se está escribiendo y comenzando en la siguiente después de unos espacios en blanco. También se pueden separar los párrafos sin dejar espacios en blanco. También se pueden separar los párrafos sin dejar espacios en blanco al principio, pero dejando una línea en blanco entre uno y otro. El ultimo punto del texto se llama punto final:

Ejemplo:

Estimada Sra.

Le agradecería, si las responsabilidades de espacio lo permiten, que publicara mi queja sobre la deficiencia del transporte nocturno en la ciudad.

Un uso del punto, muy distinto de los especificados anteriormente, es el de marcar el final de las abreviaturas.

* Sr. Rodríguez, le llaman por teléfono.

EL PUNTO Y COMA

Este signo señala una pausa más intensa que la coma, pero menos que el punto y seguido. Puede separar oraciones gramaticalmente autónomas, pero muy relacionadas por el sentir y tiene un especial utilidad para separar enumeraciones de frases o sintagmas complejos. Hoy en día se usa poco.

Se usa el punto y coma para separar periodos sintácticos complejos, igual que el punto y seguido, pero sirve para manifestar una más estrella unión de sentido entre los mismos:

Ejemplo:

Admiro sus monumentos, sus edificios, sus calles y plazas; le sorprendió la amabilidad de sus gentes.

Se pone punto y coma para separar los distintos elementos de un enumeración cuando estos son construcciones complejas con comas internas:

Ejemplo:

Cuando regrese, después del incendio, me encontré con un panorama desolador: Casas chamuscadas, sin puertas ni ventanas, con los tejados hundidos; unos bloques, que parecían paisajes de pesadilla.

Se suele poner punto y coma ante las conjunciones adversativas pero y más, cuando la frase que introducen es larga:

Ejemplo:

Nadie puede saber lo que pasa por la cabeza del héroe, del vencedor de tan importante competición, en el momento de los laureles; pero el fervor de las masas mitiga la conciencia de si mismo.

LOS DOS PUNTOS

Este signo representa un énfasis y crea una expectativa sobre lo que sigue. La entonación es como la del punto: baja en la sílaba que le precede. Después de dos puntos se escribe letra mayúscula o minúscula indistintamente, aunque se prefiere la minúscula cuando el texto sigue en la misma línea (salvo que entre una voz distinta ) y la mayúscula cuando sigue aparte en otra línea.

Se ponen los dos puntos antes de una cita textual, si va precedida por verbos o expresiones introductorias del lenguaje en estilo directo:

Ejemplo:

Me dijo: "Más vale tarde que nunca".

Se ponen los dos puntos después de enunciar enumeración; en este caso, los elementos de la misma pueden escribirse a continuación, o parte, cambiando de línea una vez que se introduzca un nuevo elemento:

Ejemplo:

Andalucía consta de las provincias siguientes: Jean, Cordova, Sevilla, Hueval, Cádiz, Málaga, Granada y Almedia.

Se ponen los dos puntos después de un enunciado general, cuando a continuación se especifican uno o varios casos particulares que lo ilustran. El enunciado puede acabar con la expresión como, por ejemplo u otras equivalentes. También puede prescindirse de dichas expresiones:

Ejemplo:

Tenemos, quizás, el más veraz de los retratos del hombre gallego: sus varas de medir el mundo, las vueltas de su imaginación, su gusto por las sorpresas.

Se ponen los dos puntos cuando a una o varias oraciones le sigue otra a modo de conclusión, consecuencia, causa o resumen de lo dicho anteriormente.

Ejemplo:

Andrés se puso a dar patadas a la puerta y como su mujer no abría, se sentó en el rellano de la escalera; empezó a gritar y consiguió reunir a los porteros, a los vecinos y a la policía: fue un escándalo.

Se ponen los dos puntos después de la formula de salutación en las cartas (en las de tipo comercial o formal, cada vez más, se pone coma en vez de dos puntos):

Ejemplo:

Querido Manuel: te agradecería que me escribieras a maquina pues tienes una letra casi imposible de descifrar. Si no he entendido mal ...

En instancias, certificados, decretos, bandas, edictos, sentencias, etc., se ponen los dos puntos después de la palabra del documento, que se escribe toda ella en mayúscula.

Se ponen los dos puntos en los escritos de tipo esquemático (informes, impresos de solicitud, etc.) a continuación de los conceptos fijos, que deben ser cumplimentados o concretados:

* Nombre: Margarita

* Apellidos: Pérez Villar

* Calle Corrientes Nº 280.

LOS PUNTOS SUSPENSIVOS

Este signo es un recurso expresivo que sirve para manifestar que quien escribe deja de decir, o anotar, algunas palabras. Los puntos suspensivos – siempre tres y uno más – representan una pausa larga en el habla y una entonación parecida a la de la coma; es decir, la sílaba precedente sufre un ligero ascenso:

o Se ponen puntos suspensivos al final de enumeraciones incompletas. En este caso tienen el mismo valor que etc.

o Se ponen puntos suspensivos cuando se deja una expresión a medias dando por supuesto que el lector pueda reconstruirla. También se utiliza, a veces para sustituir las palabras malsonantes que el lector puede imaginar con facilidad (en este caso con espacio en blanco o ambos lados, sustituyendo a la palabra)

o Se ponen puntos suspensivos para reflejar una forma de hablar dubitativa, inconexa, con pausas prolongadas, o que deja las frases a medias y para indicar que el hablante ha sido interrumpido a media frase o que la retoma después de la interrupción.

* Se ponen puntos suspensivos para indicar pausa prolongada y crear intriga antes de decir algo sorpresivo o inesperado.

* Se pone puntos suspensivos entre corchetes o entre paréntesis al suprimir uno o varios fragmentos del texto que se cita. Si se suprimen pocas palabras o líneas de manera que no impliquen un punto y aparte, los corchetes se ponen seguidos, dentro del texto; si se suprimen fragmentos que implican puntos y aparte, se ponen separados del texto.

* Se ponen puntos suspensivos antes o después de empezar o acabar una cita cuando la frase en que se la toma o en que se deja está incompleta (los puntos van pegados a la primera o a la última palabra que se cita, según por donde esté incompleta la frase)

LAS COMILLAS

Se definen las comillas compuestas como un signo ortográfico formado por dos parejas de comas altas, en posición volada (" "), o bajas, que marcan el principio y el final de una cita textual o de expresiones que se destacan por su regularidad. Las comillas simples (‘ ‘), por su parte, enmarcarían palabras que aparecen dentro de un texto que ya lleve los otros tipos de comillas.

* Se emplean las comillas para expresar que el texto entrecomillado es cita literal de lo dicho o escrito por alguien. Las declaraciones al texto citado se situarán fuera de las comillas y separadas de éste mediante los signos de puntuación que correspondan.

* Se emplean las comillas para destacar los títulos de capítulos, relatos, poemas, etc., que forman parte de una obra más extensa cuyo titulo se cita en cursiva.

* Se emplean las comillas para realzar las palabras usadas con ironía, doble sentido o con algún significado distinto del habitual ( esta función también la desempeñan la cursiva y el subrayado, que es su equivalente en los textos escritos a mano).

* Se emplean las comillas para resaltar las palabras extranjeras o aquellas otras truncadas o pronunciadas irregularmente. Este uso ha sido sustituido por la letra cursiva ( o por el subrayado cuando se escribe a mano).

* Se emplean las comillas para enmarcar los títulos de las obras artísticas, revistas, libros, etc. (La revista "Ajoblanco" publicó un Articulo sobre la marihuana; "Crónica de una muerte anunciada" es una novela de Gabriel García Márquez), pero este uso ha sido sustituido por el empleo de cursiva ( o por el subrayado cuando se escribe mano).

* Se emplean las comillas altas dentro de un texto entrecomillado con comillas angulares para resaltar determinadas palabras.

* Se emplean las comillas simples para expresar que una palabra debe entenderse en un determinado sentido o para definir a otra; también se emplean para enmarcar palabras que aparecen en textos que ya llevan los otros dos tipos de comillas.

GUIÓN Y LA RAYA

El guión (-), también llamado raya corta, es un signo ortográfico que sirve para señalar que una palabra ha quedado partida al final de un línea, o para separar los componentes de una palabra compuesta, entre otros usos. La raya (--), el doble de largo del guión, es una marca de inciso o declaración y de principio de intervención en un dialogo.

* Se utiliza el guión para marcar la división de una palabra que no cabe entera al final de la línea. (La palabra no puede dividirse arbitrariamente).

* Se utiliza el guión para separar los componentes de una palabra compuesta que no se ha consolidado por completo (tema socio – político ). Se suprime en cambio, el guión si los componentes constituyen una palabra compuesta ya consolidada: hispanoamericano, norteamericano, tiovivo, etc.

* Se utiliza el guión para separar las fechas que señalan el principio y fin de un periodo histórico, el nacimiento y muerte de un autor, etc.

Ejemplo:

La revolución francesa ( 1789 – 1799 ) puso fin al antiguo régimen en Francia. María Callas (1923 – 1977 ) debuto en la Scala de Milán en 1950.

* Se utiliza el guión para representar, en lingüística, los limites de los componentes léxicos de un palabra o, de manera más general, para representar su división silábico:

Cort – o – metr – aje

Almendra-----a

* Se emplea el guión para separar letras y números en ciertas denominaciones (marcas comerciales, instituciones y organismos, etc.).

* No se emplea guión ni después de ciertos prefijos (anti --. auto -, contra -, neo -, super -, vice...) ni después de la partícula ex ni del adverbio no cuando precede a nombre o adjetivo.

* Se emplea la raya para marcar el principio de lo que dice cada personaje en los diálogos.

* Se emplea la raya para intercalar incisos o aclaraciones a modo de paréntesis.

* Se emplea la raya para introducir en los diálogos, ilusiones y precisiones sobre quien habla.

* Se emplea la raya para marcar elementos que se sobreentienden de los componentes de una serie (esta función la desempeñan también las comillas).

LOS SIGNOS DE INTERROGACION.

Si en el habla se manifiestan las preguntas con una modalidad de entonaciones, en la escritura, para representación, se recurre a un par de signos, unos inicial o de apertura, ( ¿ ) y otro final o de cierre ( ? ). Entre ambos signos se contienen aquello que es objeto de interrogación directa

(¿En qué estás pensando?). Si la misma pregunta se plantea indirectamente, los signos de interrogación desparecen (me pregunto qué estarás pensando ...)

* Los signos de interrogación sirven para marcar el principio y el final de una pregunta formula en estilo directo:

¿Cómo de llama?

¿Te enteraste de lo que pasó s Ramiro?

* Si la pregunta afecta a una parte de la frase, los signos de interrogación se ponen donde empiece y termine lo preguntado:

Juan, dime, ¿cómo te enteraste de lo de Ramiro? Porque yo, que soy su hermano, acabo de saberlo ahora mismo.

* Si se formulan varias preguntas consecutivas, cada una tienen que llevar sus propios signos y empezar por mayúscula:

¿Qué dices? ¿Cuándo ha sido? ¿Quién te lo ha contado?

* Si son muy breves, las preguntas consecutivas pueden escribirse como en el ejemplo anterior con mayúscula al principio de cada una - o bien separada por coma o puntos y comas y con minúsculas:

¿Cómo vienes así?, ¿dónde has estado?, ¿con quien?, ¿qué habéis hecho?.

* Si una frase es a la vez interrogativa y exclamativa, se utilizan ambos signos, al principio y al final. Lo ideal es dar preponderancia al que rige la intención de la frase, aunque debe tenerse presente que la colocación de dichos signos, en la lengua escrita, puede variar significativamente el sentido de la misma:

¿¡Que se atrevió a negarlo!?

¿¡Qué!? ¿Se atrevió a negarlo?

¿Qué?... ¿¡Se atrevió a negarlo!?

* Se usa un solo signo interrogativo (el de cierre) para expresar inseguridad o desconocimiento:

No estoy seguro, pero creo que dijo "perigeo" (¿).

Gutierre de Cetina (Sevilla, 1520 – México, ?).

LOS SIGNOS DE ADMIRACIÓN

Mientras que en el hablar se puede manifestar sorpresa, asombro o cualquier otra emoción exaltada – o simplemente enfática – mediante una especial entonación de voz, en la escritura, para representar cualquier exclamación, se recurre a los signos de admiración, uno inicial o de apertura (¡) y otro final o de cierre (!). Entre ambos signos se contiene aquello que es objeto de exclamación.

* Se ponen los signos de admiración al principio y al final de los enunciados exclamativos (aquellos que expresan un sentimiento o una emoción con intensidad):

¡Está nevando!

¡Qué desastre!

¡Qué demonio de hombre!

* Si la exclamación afecta a una de la frase, los signos de admiración se ponen donde empiece y termine la exclamación:

¡A las armas!, gritaron todos.

Íbamos tan tranquilos cuando - ¡no veas la que se armó!.

* Se suelen escribir entre signos de admiración las interjecciones (¡ay!, ¡oh!), las apelaciones (¡Oiga!, ¡Eh usted!), ciertas innovaciones religiosas ¡Dios mío, protégeme!.

* Si se manifiestan varias exclamaciones seguidas, cada una tiene que llevar sus propios signos y empezar por mayúscula.

¡Ladrón! ¡Malas entrañas! ¡Ojalá te despidan del trabajo¡

* Si son muy largas las exclamaciones en serie pueden escribirse como en los ejemplos anteriores con mayúscula al principio de cada enunciado o separadas por comas o por puntos y coma y con minúscula:

¡Corre!, ¡que te agarro!

¡Ay, Dios mío¡, ¡lo que tenemos que sufrir ¡

* Si una frase es a la vez interrogativa y exclamativa, se utilizan ambos signos, al principio y al final. Lo ideal es dar preponderancia al que rige la intención de la frase, aunque debe tener presente que la colocación de dichos signos, en la lengua escrita, puede variar de manera significativa el sentido de la misma:

¡¿Qué no te lo dio ?¡

¡¿Qué?¡ ¡¿No te lo dio?¡

* Se usa el signo de admiración de cierre, escrito entre paréntesis, para expresar el asombro que produce lo expresado por otro:

Dijo de si mismo que era un genio (!).

Constaba cincuenta mil dólares (!).

PARENTESIS:

Son signos ortográficos que tienen en común su función aislante, pues sirven para enmarcar dentro de un texto información complementaria o aclaratoria.

1. Se usan paréntesis para introducir una aclaración más o menos incidental.

En muchos países para votar es necesario se mayor de edad (mayor de dieciocho años)

2. Se usan paréntesis para enmarcar datos explicativos, detalles, significados de palabras extranjeras o de abreviatura, autor y obra a que pertenece una cita, año de duración de un periodo, provincia, departamento o país de una localidad.

En algunos países se produjo un "lunp" (hundimiento) de la economía.

Asia es el continente más poblado (60% de la humanidad).

LENGUA

Es un sistema complejo de signos regidos por un conjunto de normas según las cuales están permitidos combinarlos. Cada hablante conoce el código de su lengua y lo emplea para comunicarse.

EL LENGUAJE

Es la capacidad que tiene lo seres humanos para crear diversas formas de comunicación. Existen muchos tipos de lenguaje como la cultura, la música, la mímica, la danza pero innegablemente, pero más importante es la lengua.

LA COMUNICACIÓN

La comunicación es un proceso de intercambio de información, de conocimientos, sentimientos, de opiniones entre los seres humanos. Los animales también emplean sistemas comunicativos. La diferencia entre la comunicación humana y la animal radica en que la primera utiliza sistemas más complejos construidos conscientemente, mientras que la segunda esta ligada a los instintos.

IDIOMA

Termino en cierta forma equivalente a lengua, en el sentido de sistema de signos lingüísticos al servicio de una comunidad de hablantes.

ELEMENTOS DE LA COMUNICACIÓN:

* Hablante o emisor: Es quien trasmite el mensaje (el profesor).

* Oyente o receptor: Es el destinatario del mensaje emitido por el hablante (Los alumnos).

* Código: Es el sistema de signos por medio del cual se elabora el mensaje, por ejemplo, las lenguas son códigos que es indispensable que el hablante y oyente compartan el mismo código para que sea posible la comunicación

* Canal: Es el medio físico que emplea para transmitir el mensaje.

* Referente: Es el mundo sobre el cual se habla del mensaje.

ORIGEN DEL IDIOMA

Hace casi dos mil años, antes de la ocupación por parte de los Romanos de la península Ibérica. Se hablaban en ella diversas lenguas: Ibérica, Tartesia, Ligur, Celta, Vascuence.

En el año 218, antes de Cristo comenzó la ocupación Romana de este territorio. Se fue produciendo una generalización del uso del latín y la desaparición de todas las lenguas pre-romanas a excepción del Vasco, el cual a pesar de recibir una gran influencia del latín, perduro. Este latín vulgar (hablado por lo soldados, colonos y comerciantes que vinieron a hispana) formaría con el tiempo la base del español que hoy conocemos. Sin embargo las lenguas pre-romanas dejaron palabras que hoy perduran en el castellano actual, por ejemplo, barro, vega, carrasca, etc., junto con el latín llegaron a la península numerosas voces griegas e incluso en la actualidad se sigue recurriendo a raíces griegas para crear nuevos términos (helicóptero, telemática), son palabras de origen griego. Huérfano, escuela, cuerda, gobernante, etc.

El castellano se origino en tierras de Cantambria y del norte de Burgos. Eran tierras fortificadas con castillos (de allí el nombre de Castilla). Se pueden considerar los primeros textos en castellano a las glosas silences y emilianenses.

Con la reconquista se extendió hacia el sur peninsular recogiendo voces de hablar regionales y continuando su evolución. A lo largo de esta época fue importante la influencia que recibió el castellano de otras lenguas españolas y estas a su vez del castellano, varias de estas lenguas vernáculas desaparecieron o sufrieron un gran retroceso. Con el paso del tiempo en varias regiones se produjo un bilingüismo, conviviendo el castellano con otras lenguas romances y con el Vasco (del misteriosos origen). Fue este un fenómeno que se produjo de una manera progresiva. Ya del siglo XII se conservan importantes manifestaciones de literatura en castellano medieval: El Cantar del Mio Cid, el autor de los reyes mayor una obra de teatro.

Gracias al camino de Santiago entraron en la lengua los primeros galicismos, escasos en número, y que se propagaron por la acción de los trovadores, de la poesía cortesana y la provenzal.

Para terminar en el año 1492, año de la conquista de Granada y del descubrimiento de América, el humanista Elio Antonio de Lebrija compuso la primera gramática castellana.

ACADEMIA DE LA LENGUA

La academia chilena de la lengua celebro sucesión de instalación El 05 de Junio de 1885, en Santiago, Constaba de 18 miembros nombrados por la Real Academia Española, institución de la cual tuvo origen y de la que fué, en orden cronológico la sexta academia correspondiente en Hispanoamérica. Actualmente la forman 36 individuos de números y ha nombrado, además, a un miembro de número permanente (Gabriela Mistral), un miembro de honor categoría creada exclusivamente para distinguir a S.S. El Papa Juan Pablo II. En 1999, se instituyo la categoría de miembro ilustre, y fue otorgada por vez primera a D. Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española. Además se han nombrado tres miembros honorarios y varias decenas de correspondientes, tanto en el país como en el extranjero. Desde el primer congreso de academias de la lengua Española, celebrado en México en 1951, tiene con ella, incluida la Española, una relación de colaboración como entidad igualitaria y autónoma.

Sus finalidades, así expresadas en el Artículo 1 de sus reglamentos son:

1. Velar por la pureza y el esplendor de la lengua española.

2. Contribuir a los trabajos de la Real Academia Española y de la Asociación de Academias de la lengua española.

3. Colaborar con otras instituciones en materia relacionadas con el idioma y con su literatura, especialmente la Chilena.

CONCLUSION

La comunicación es un proceso de intercambio de información, de conocimiento, de sentimientos, de opiniones entre los seres humanos. Para que el proceso de la comunicación sea posible, es necesario que integran seis elementos: Hablante o emisor: Es quien trasmite el mensaje (el profesor), Oyente o receptor: Es el destinatario del mensaje emitido por el hablante (los alumnos), Código: Es el sistema de signos por medio del cual se elabora el mensaje, por ejemplo, las lenguas son códigos es indispensable que hablante y oyente compartan el mismo código para que sea posible la comunicación, Canal: Es el medio físico que se emplea para transmitir el mensaje y el Referente que es el mundo sobre el cual se habla del mensaje.

La lengua es un sistema complejo de signos tejidos por un conjunto de normas, según las cuales esta permitido combinarlas.

El lenguaje es la capacidad que tienen los seres humanos para crear diversas formas de comunicación. Existen muchos tipos de lenguajes como la pintura, la música, mímica, la danza, las señales de humor que han utilizado algunas comunidades, pero indudablemente el más importante es la lengua.

Los signos de puntuación orientan al lector respecto a la notación y a las pausas de hablar. Son de gran importancia para resolver ambigüedades de sentido o la intencionalidad misma del mensaje, que el lenguaje oral resuelve con la entonación.

Desde 1996, en forma trimestral y con apoyo de la Comisión Nacional de Cooperación con la UNESCO – Chile edita el boletín "Notas Idiomáticas", con orientaciones sobre el uso del idioma y del que ya esta en circulación el número 14.

BIBLIOGRAFIA

TOVAR, Delia "Castellano y Literatura", Master en administración educacional I.U.P.E.B.

González de Zambrano Norma. "Master en Linguistica". I.U.P.C Prfra. Escuela de artes visuales. Teduca / Santillana (1988) Caracas Venezuela.

ALBOUKREK, Aaron "Consultor Larousse". Director Editorial para América Latina. Primera edición, México.






En: No Categorizado
Permaenlace: signos linguisticos
Comentarios: 0
Leído 676 veces.


Miércoles, 18 Noviembre 2009 16:57:27 GMT

Del lenguaje al discurso

Del lenguaje al Discurso en Situación Pública de Enunciación : Del lenguaje al Discurso en Situación Pública de Enunciación


Del lenguaje al Discurso… : Del lenguaje al Discurso… El lenguaje es la capacidad del ser humano para relacionar sonidos, signos según ciertas reglas


Slide3 : “Es en el lenguaje donde somos verdaderamente humanos, cuando conversando con el otro decidimos construir una realidad;allí es donde todos como sujetos únicos e irrepetibles, consensuamos lo que ha de ser nuestro” (Ingrid Hecker.Socióloga.Chilena


Slide4 : sílaba frase oración párrafo palabra TEXTO Texto es toda aquella producción lingüística que posea sentido completo


Slide5 : LENGUA TEXTO HABLA DISCURSO


Slide6 : Durante la emisión oral del texto como discurso, la comunicación se ve afectada no sólo por lo que se dice, sino también por cómo se dice, por la intención del emisor y del destinatario, por el conocimiento sobre su interlocutor o la distancia social que los une o los separa.


Situación Comunicativa : Situación Comunicativa Participantes o Interlocutores: emisor(es) y receptor(es) Circunstancias (contexto) Intención comunicativa Tema (mensaje)


Estructuras textuales o superestructuras : Estructuras textuales o superestructuras narrativa La superestructura narrativa involucra las siguientes categorías: Presentación o Marco: implica una situación inicial en que se presentan los personajes, el tiempo y el espacio en que transcurren los hechos y el problema (o conflicto) que desencadena el relato. Episodio: se exponen las acciones de los personajes, la meta u objetivo de los mismos, los obstáculos que enfrentan y sus posteriores consecuencias. Cada episodio cuenta con una situación inicial (presentación del problema o conflicto), y su resolución (positiva o negativa). Los episodios se encadenan unos con otros y van constituyendo la trama del relato. Final: se establece un estado nuevo y diferente al problema que desencadena la narración, lo que implica que ese evento es superado.


superestructura narrativa : superestructura narrativa Clara, de 19 años (personaje), ingresó al hospital de Segovia a consecuencia de una picadura de avispa en el dedo meñique del pie (problema). Los médicos efectuaron una serie de maniobras para evitar la reacción alérgica (meta). Entre ellas administrarle un antídoto contra el veneno de avispas (acción). Sin embargo, los esfuerzos fueron inútiles porque el veneno le produjo una reacción alérgica (obstáculo), causándole la muerte por una falta de oxigenación del cerebro (resultado). Los padres de la joven están consternados y aún no se explican la muerte tan repentina de su hija. PRESENTACIÓN EPISODIO FINAL


Estructuras textuales o superestructuras : Estructuras textuales o superestructuras descriptiva Las categorías de la superestructura descriptiva varían dependiendo de lo que se describe. Por esto, se distinguen diferentes tipos. Básicamente, se identifican cuatro superestructuras descriptivas: la de escena, de objetos, de espacios y de personas. A pesar de esta diversidad, existe la categoría de atributo que está presente en la mayoría de los tipos de descripciones. En la descripción de objetos, personas y espacio la categoría que posibilita la descripción es la de atributo. Es decir, se presenta la persona, el espacio o el objeto y se agregan los atributos necesarios para que la descripción sea completa. Por otra parte, se distinguen tres categorías básicas en la descripción de escena: Espacio. Personajes. Acciones. El espacio alude al lugar en que se produce la escena, los personajes son los destacados en la escena y la acción expresa los actos de esos personajes. Es necesario distinguir entre los personajes centrales de la escena y aquellos que son parte del espacio; a estos últimos se los considera como secundarios.


Superestructura descriptiva : Superestructura descriptiva Descripción de escena En la playa había una pareja (PERSONAJES) que conversaba alegremente (ACCIÓN). Él estaba en traje de baño y ella en bikini, ambos eran jóvenes. Detrás de ellos se veían unos quitasoles, y personas jugando (PERSONAJES DEL ESPACIO). Más atrás, había cerros y casas (ESPACIO).


Estructuras textuales o superestructuras : expositiva Los discursos expositivos presentan una estructura textual que se compone de tres categorías básicas. Introducción. Desarrollo. Conclusión. La introducción expone el tema que se va a tratar. El desarrollo incluye los contenidos que permiten informar sobre el tema presentado en la introducción. Por último, en la conclusión se sintetiza lo desarrollado. Estructuras textuales o superestructuras


Superestructuras expositiva : Superestructuras expositiva Actualmente la basura es un problema en nuestro país, sin embargo, para poder enfrentar este problema es necesario conocer las estrategias que se han llevado a cabo en otros lugares (INTRODUCCIÓN). En Japón y Alemania se ha usado la basura como generador de energía. Existen diferentes maneras de lograr que la basura se convierta en energía. Una forma es quemando los desperdicios, originando altas temperaturas que, mediante una caldera de vapor, mueven una turbina y producen corriente eléctrica. Otra forma es mediante los llamados “biodigestores”, que son enormes silos donde se tira basura orgánica - desperdicios de granjas o cloacas - que al descomponerse genera un gas que contiene metano y que se usa principalmente para calefaccionar viviendas o alimentar un pequeño generador (DESARROLLO). En síntesis, la transformación de la basura en energía hace que el problema de la basura sea enfrentado de una manera productiva y creativa (CONCLUSIÓN). INTRODUCCIÓN CONCLU SIÓN DESARROLLO


Estructuras textuales o superestructuras : Estructuras textuales o superestructuras argumentativa Las argumentaciones evidencian una estructura textual que está compuesta por: Tesis. Argumentos. Conclusión. La tesis es la idea que se defiende a través de los argumentos. Estos son contenidos que apoyan la tesis planteada. Por su parte, la conclusión se deriva de los argumentos. Tanto los argumentos como la conclusión no deben contradecir la tesis, ya que si es así la argumentación no es efectiva.


superestructura argumentativa : superestructura argumentativa El drama del pueblo Kurdo no ha terminado (TESIS). Al finalizar la Guerra del Golfo fueron brutalmente reprimidos por Irak, (ARGUMENTO 1), como consecuencia de ello, marcharon hacia Turquía, donde nuevamente encontraron hostilidad. De hecho el gobierno turco emprendió acciones militares contra ellos (ARGUMENTO 2). De este modo, los kurdos siguen siendo un pueblo perseguido que mantiene su destino errante (CONCLUSIÓN).


Slide16 : En síntesis, los distintos tipos de discursos evidencian superestructuras que los caracterizan y los diferencian. Estas tienen como función fundamental organizar el contenido en cada una de las categorías de la estructura textual, y cualquiera de ellas puede estar operando en un discurso enunciado en situación pública.


En: No Categorizado
Permaenlace: Del lenguaje al discurso
Comentarios: 1
Leído 677 veces.


Miércoles, 18 Noviembre 2009 16:54:07 GMT

lenguaje: Creaciòn y expresiòn

Lenguaje: Creación y expresión del pensamiento

Por Víctor Manuel Hernández Fierro
Número 19

“ La palabra es el hombre mismo.
Sin ellas, es inasible.
El hombre es un ser de palabras.”

Octavio Paz

Hombre y lenguaje, imposible hablar de uno, sin la presencia del otro. Es el lenguaje la más grande creación concebida por el hombre en todos los tiempos, pues a través de él ha logrado capturar el pensamiento, la acción y sentimiento de seres de distintas épocas. El hombre es el único de los seres vivientes que tiene la suficiente capacidad para representar simbólicamente la realidad. Esta afirmación será el punto de partida de mi reflexión sobre el papel que juega el lenguaje en la conformación del ser humano.

El lenguaje es el medio por el cual nos expresamos, es la comunicación que consiste en emitir e interpretar señales. Las señales forman parte de un código o sistema y esto nos permite entenderlas: Las señales de los sordomudos son un código: (lenguaje mímico), las señales en calles y carreteras son un código: (lenguaje gráfico), el alfabeto es un código: (lenguaje oral o escrito).

Hoy podemos viajar a través de los tiempos: Desvestir al pasado, descubrir el presente e inventar el futuro, el uso del lenguaje nos permite eso y más.

La lingüística es la ciencia que estudia todos los aspectos de las lenguas, tales como su origen, evolución, características, utilización y relación.

El lenguaje es universal ya que permite una gran diversidad de formas o maneras de expresión que conllevan al establecimiento de la comunicación. La estructura del lenguaje en su calidad de modo de comunicación está relacionada con otros elementos de particular relevancia.

La lingüística estudia el lenguaje en sus dos ramas principales: el habla y la escritura; no obstante, el lenguaje oral y el escrito son tan sólo uno de los múltiples lenguajes que el hombre utiliza para comunicarse.

La expresión verbal es una forma directa de hacer llegar un mensaje, de hacerse comprender, motivar, etc., a pesar de que el sujeto no esté físicamente frente a su interlocutor. El empleo de la voz como medio de comunicación produce importantes efectos, pues las vibraciones de la voz son capaces de conmover y de emocionar a toda una audiencia.

La palabra escrita, por su parte, es otro medio de comunicación valioso, cuyo propósito fundamental es dejar huella y registro de mensajes que pueden referirse a un pasado remoto o cercano, a sucesos de actualidad, e inclusive a especular sobre el futuro. Obviamente este medio implica mayores exigencias en términos de redacción y estilo que las de expresión oral, puesto que la escritura permite afinar el mensaje y en consecuencia incrementa las posibilidades de estructurar un contenido, evitando confusiones respecto al significado.

Por lo anterior, el lenguaje es el vehículo de comunicación más eficiente, en cualquiera de sus formas y maneras de expresión; de ahí que el lenguaje y la comunicación vayan de la mano.

Lenguaje y comunicación

La comunicación humana es un fenómeno intrínsecamente social. Desde las primeras comunidades humanas (la horda, el clan, la tribu) el hombre ha tenido necesidad de comunicarse para interactuar en su grupo social y así resolver los retos que desde siempre la sobrevivencia le ha planteado.

El ser humano es gregario por naturaleza, es decir, se une a otros seres semejantes a él y convive con ellos participando en la evolución y desarrollo de su grupo. De esta convivencia se desprende la necesidad de comunicación, la cual, en un principio, era rudimentaria, con base en gestos y gritos indiscriminados, es decir no seleccionados; después, al evolucionar el hombre y ser capaz de aprender de sus aciertos y errores, se llegó a una forma de comunicación únicamente humana: El lenguaje.

“La primera actitud del hombre ante el lenguaje fue la confianza: El signo y el objeto representado eran lo mismo” [ 1 ], cita Octavio Paz, y comparto su afirmación, pues históricamente, el hombre fue capaz de hablar cuando, a partir del momento iluminado en que discriminó los sonidos, los aplicó, primero, a determinados objetos que formaban parte de su entorno y, posteriormente, a ideas cada vez más subjetivas y abstractas que emanaban de sentimientos y vivencias que formaban el bagaje de experiencias de que era objeto y sujeto. Esto ocurrió dentro del contexto social en el que interactuaba, ya que como ente social no puede vivir aislado.

Paz escribió que “Al cabo de los siglos los hombres advirtieron que entre las cosas y sus nombres se abría un abismo.” [ 2 ] El argumento que encuentro es que se descubre una de las características inherentes del lenguaje: su arbitrariedad.

El lenguaje es arbitrario porque los creadores de una lengua usaron su arbitrio, no la relación lógica para nombrar a un objeto de acuerdo al gusto o a la circunstancia, lo cual es arbitrario, aunque se debe comprender que era imposible que los hablantes primitivos pudieran sentarse a discutir cómo nombrar los objetos, pues carecían de los elementos básicos de la lengua articulada, es decir, las palabras.

Es claro entender que las expresiones iniciales y primitivas no las conocemos en la actualidad, pues una lengua es algo vivo, como la comunidad que la utiliza, y varía desarrollando diferentes cambios a través del tiempo y del espacio.

Con la confección de los más sencillos instrumentos de trabajo surgió la necesidad de comunicarse con los demás hombres en el proceso de la actividad laboral y de empleo de los instrumentos; así nació el lenguaje articulado.

Puedo afirmar que la creación del lenguaje oral antecedió con mucho al lenguaje escrito y que ambos surgieron tanto del desarrollo del pensamiento humano y sus diferentes estadios evolutivos, así como de la conciencia paulatina desarrollada en el hombre de cubrir sus necesidades de cualquier tipo, incluidas desde luego las de comunicación.



En: No Categorizado
Permaenlace: lenguaje: Creaciòn y expresiòn
Comentarios: 0
Leído 589 veces.


Miércoles, 18 Noviembre 2009 16:50:43 GMT

el discurso

Discurso de objeto y discurso de sujeto

El discurso de objeto, más típico de las ciencias formales y las naturales, recorta esencias, mientras que el discurso de sujeto, más propio de las ciencias culturales, explora complejidades. Ambos discursos tienen sus limitaciones para dar cuenta acabada de su objeto de conocimiento, pero también tienen sus ventajas porque permiten la transformación de dicho referente.


La palabra le fue dada al hombre para encubrir su pensamiento.


Talleyrand

Cuando intentamos definir "hombre" como animal racional, estamos dando indudablemente una definición inequívoca, precisa: sabemos que hay cosas que son solamente animales (una jirafa), y cosas que son solamente racionales (una computadora), pero algo que sea al mismo tiempo animal y racional... es solamente el hombre.

Desde ya, no es esta la única manera de definir al hombre. También podríamos definirlo como un bípedo capaz de reír: bípedos hay muchos (una gallina, por ejemplo), y hay también cosas que se ríen (como por ejemplo la maquinita que reproduce el sonido de una risa, o una hiena). Pero solamente el hombre reúne ambas características: pararse en dos piernas y reír.

Con estos mismo criterios, también podemos definir al hombre como un bípedo implume, por ser el único ser que camina en dos extremidades y no tiene plumas, con lo cual nunca habremos de confundir al hombre con un avestruz. Sin embargo...

Se cuenta que los sucesores de Platón en la Academia de Atenas "dedicaron mucho tiempo y meditación al problema de definir la palabra 'hombre'. Finalmente decidieron que significaba 'bípedo implume'. Estaban muy satisfechos de esta definición hasta que Diógenes desplumó un pollo y lo arrojó dentro de la Academia por encima de la muralla. Era indudable que se trataba de un bípedo implume, pero era también indudable que no se trataba de un hombre" (1).

En este punto nos preguntamos: ¿alcanza cualquiera de estas definiciones para dar cuenta íntegramente de toda la complejidad del hombre, o si se quiere de la naturaleza humana? La historia nos dice que no: los griegos habían definido hace dos mil años al hombre como animal racional, pero esta escueta definición parece no haber conformado a muchos, ya que desde entonces se inventaron cientos de sistemas antropológicos para dar cuenta de la quididad humana: Cassirer, por dar algún ejemplo, señaló que la racionalidad es un atributo insuficiente para definir al hombre, y que debemos considerarlo mas bien como un 'animal simbólico' (2).

Pero no nos dejemos invadir en este momento por la desazón cartesiana de dudar de toda teoría anterior por el hecho de que tarde o temprano vaya a quedar criticada y superada por otra teoría también dudosa e insuficiente, y reflexionemos algo más sobre la cuestión.

Podemos ir concluyendo hasta aquí que existe cierto tipo de lenguaje o de discurso que resulta insuficiente para el conocimiento total del hombre (suponiendo que esto fuera posible). Este discurso insuficiente es el "discurso de objeto", un discurso que indudablemente recorta lo que juzga esencial del hombre, pero que sin embargo no explora toda su riqueza y complejidad. Ejemplos de este tipo de discurso son el aristótelico, que define el hombre a partir de un género próximo y una diferencia específica; un discurso derivado del anterior: el discurso taxonómico de la biología que define hombre como 'homo sapiens'; y el discurso fenomenológico de Husserl, que intenta también describir esencias.

Necesitaremos entonces, otro discurso que pueda dar cuenta toda la complejidad de la naturaleza humana, y que pueda superar la limitación del discurso de objeto que, en su afán de esencializar, pierde detalles que pueden ser fundamentales. Este discurso ha sido calificado como "discurso de sujeto". Un lenguaje de este tipo no toma al hombre como un objeto susceptible de ser recortado en categorías ontológicas, sino que pretende tomarlo como sujeto mismo, como lo que 'realmente' es.

El discurso de sujeto intenta aproximaciones ontológicas hacia lo óntico. Pero, ¿qué quiere decir esto? Para entenderlo diferenciemos lo óntico de lo ontológico.

Lo óntico, en el presente contexto, es lo que la realidad es en sí misma. Como el discurso de sujeto tiene como referente la realidad humana, lo óntico de este discurso es el hombre tal cual es. Desde tal punto de vista, este nivel óntico es incognoscible, y equivale a lo que Lacan llamaba lo real en su sentido epistemológico (5), o lo que Kant llamaba el nóumeno. Nadie tiene la suficiente objetividad y profundidad como para aprehender lo que el hombre realmente es, como lo prueban la diversidad de discursos antropológicos que aparecieron, aparecen y presumiblemente seguirán apareciendo.

Pero lo que sí intenta el discurso de sujeto son aproximaciones ontológicas hacia esa realidad incognoscible, realidad que aparece entonces como una especie de idea regulativa, es decir, como un ideal que se busca como meta, pero que nunca termina de alcanzarse.

Ambos discursos -de objeto y de sujeto- intentan aprehender al hombre, aunque de distinta manera: el discurso de objeto está prisionero de la ilusión de creer que sus categorías ontológicas agotan todo el sentido del ser hombre, o, si se quiere, de la ilusión de haber alcanzado lo óntico, mientras que el discurso de sujeto transita una permanente incertidumbre en tanto se percata de la imposibilidad del cumplimiento óntico del conocimiento de lo humano, y, tal como ocurre como el deseo en sentido freudiano, cuanto más intenta aludir al sujeto, más lo elude, ya que la tensión deseante implica también la búsqueda de un cumplimiento óntico (la realización efectiva del deseo), búsqueda que termina siempre con realizaciones sustitutivas.

El discurso de objeto se conforma con la definición esencial y la clasificación minuciosa, mientras que el discurso de sujeto es más ambicioso, para lo cual debe pagar el precio de la imprecisión y la complejidad, como puede verse en los discursos de Nietszche o de Lacan. El discurso de objeto detiene el curso del conocimiento en definiciones estáticas y precisas, mientras que el discurso de sujeto lo deja fluír, desconfiando de las definiciones siempre muy acotadas y de las clasificaciones que dividen la realidad en partes en que ella no está dividida. Ambos discursos no aparecen solamente en el ámbito de la ciencia, sino también en el discurso filosófico, en el cotidiano, y también en el periodístico: en el estilo Grondona predomina un discurso de objeto, y en el estilo Neustadt un discurso de sujeto: tal vez por ello ambos periodistas se complementaban tan bien cuando trabajaron juntos, ya que uno podía compensar las insuficiencias del discurso del otro.

Discursos conceptistas y culteranistas

Los discursos de objeto y de sujeto también aparecen en la literatura. El barroco español del siglo XVII ha producido dos estilos discursivos en cierto sentido opuestos entre sí: el conceptismo y el culteranismo.

El estilo literario conceptista procura plasmar el máximo de ideas con el mínimo de palabras. Entre sus representantes principales encontramos a Quevedo y Villegas y, desde luego, a Baltasar Gracián, famoso por su sentencia "lo bueno, si breve, dos veces bueno", y que algunos, pasándose de listos, expresaron alguna vez como "lo bue, si bre, dos veces bue".

El conceptismo se opone al culteranismo, aunque éste último no sea más que un refinamiento del conceptismo.

El estilo culteranista es amigo de la profusión de metáforas, los conceptos ingeniosos, los desbordes verbales, etc., y su representante principal es Góngora. El lema de los culteranistas pareció ser: "para qué expresar las ideas con pocas palabras, cuando pueden expresarse con muchas y muy rebuscadas". Mientras tanto, los conceptistas, amantes de la expresión lacónica y sentenciosa, no dejaban de criticar a sus oponentes cuando decían que "mas valen quintaesencias que fárragos" (3).

El lector habrá advertido enseguida que el discurso de objeto encuentra su homólogo literario en el discurso conceptista, mientras que el discurso de sujeto tiene más relación con el discurso culteranista. Tomemos tres ejemplos breves para comparar un discurso de objeto y un discurso culteranista.

a) El discurso de objeto podría definir hombre como animal racional, mientras que el estilo culteranista recurrirá a metáforas, como por ejemplo la de Blas Pascal, cuando llegó a definir al hombre como "una caña de pensar": algo indudablemente más risueño, pero también más rebuscado.

b) Para el discurso de objeto, el oro es un elemento químico que tiene un determinado número atómico y peso atómico. Para el discurso metafórico de los culteranistas, en cambio, el oro bien puede ser algo así como el "fuego congelado", una metáfora que Borges, en su momento, había admirado bastante. El discurso de objeto destacaría aquí que no hay necesidad de recurrir a otras expresiones de dudosa relevancia, como el fuego congelado. Entre otras cosas, para evitar llevarnos la sorpresa de la broma de Diógenes en la Academia.

c) Finalmente, para el discurso de objeto un ciprés al anochecer no es más que un "árbol monoico de la familia de las cupresáceas, de tronco recto, ramas erguidas, copa espesa y cónica, hojas pequeñas y escamosas y frutos gálbulos", uno de cuyos accidentes es el de estar en el momento en que empieza a faltar la luz del día. Una metáfora de López Picó viene a retratar, en cambio el ciprés al anochecer como el "espectro de una llama". Como vemos, no es preciso que el lenguaje culteranista recurra a demasiadas palabras, bastando muchas veces con que sean bien rebuscadas.

Hemos comparado deliberadamente discurso de objeto y discurso culteranista (y no, como mejor sería, comparar discurso de objeto con discurso de sujeto, o estilo conceptista con estilo culteranista), para poner de relieve la diferencia que hay entre los discursos gnoseológicos, cuya finalidad principal es conocer, y los discursos estéticos, cuya principal finalidad es estética. Los primeros tienen eficacia gnoseológica porque supuestamente están al servicio del conocimiento, y son los discursos de objeto y de sujeto. Los segundos tienen en cambio una eficacia estética porque apuntan a despertar sentimientos en el lector, y son los dos estilos literarios españoles mencionados.

Finalmente, si hemos hablado de estos estilos literarios es para mostrar que ciertas actitudes gnoseológicas pueden hacerse corresponder con ciertas otras actitudes estéticas.

Actitud nomotética e ideográfica

Una tradicional división de las ciencias, clasifica a estas en nomotéticas e ideográficas: "el pensar nomotético es el que busca las leyes; el ideográfico es el que se propone la descripción de los acontecimientos o hechos particulares" (4). El primero corresponde a las ciencias naturales y el segundo mas bien a las 'ciencias del espíritu'.

Desde ya, todas las ciencias tienen algo de ambos discursos: un biólogo no se ocupa solamente de definir taxonómicamente animales y vegetales ni de enunciar las leyes de la genética (discursos nomotéticos), sino además también hace descripciones precisas y detalladas de, por ejemplo, las costumbres de los animales, mostrando incluso sus diferencias individuales (discurso idiográfico).

Del mismo modo, una ciencia como la psicología intenta enunciar por ejemplo las leyes del aprendizaje o los principios metapsicológicos (discurso nomotético), pero también se embarca en explorar la complejidad de los conceptos o de las personas individuales (discurso ideográfico).

La actitud nomotética se corresponde con el discurso de objeto, y la actitud ideográfica se corresponde con el discurso de sujeto. En cierto tipo de ciencias predomina uno, y en otros otro.

Si queremos entendernos con un físico, un biólogo o un psicólogo experimentalista, deberemos emplear un discurso de objeto, y si queremos entendernos con un nietszchiano o un lacaniano utilizaremos un discurso de sujeto: cada discurso sirve para entenderse con diferentes personajes. Como decía Carlos I de España y V de Alemania, hablar en italiano con los embajadores, en francés con las mujeres, en alemán con los soldados, en inglés con los caballos y en español con Dios.

Vaya ahora una última pregunta: ¿por qué el discurso de sujeto se ha apropiado de las ciencias del 'espíritu', hoy mas bien denominadas ciencias sociales? A modo de hipótesis, podemos esbozar dos razones:

a) El hombre es un ser complejo, y tal vez es más complejo del universo conocido. Ya de por sí el fenómeno de la vida es un misterio, al cual, en el caso humano, debemos agregar el enigma de la actividad psíquica. b) El hombre se considera a sí mísmo un ser único, irrepetible, y singular. Una piedra también lo es, sólo que esto último carece de importancia: para el ser humano, nada hay más único que él mísmo, invóquese la teoría del narcisismo o cualquier otra explicación que uno desee. El discurso de sujeto es, entonces, el más apto para dar cuenta de algo que es considerado al mismo tiempo complejo y singular. El discurso de objeto tiende a generalizar, y con ello quedan relegadas a un segundo plano tanto la singularidad, como así también la complejidad de los entes estudiados.

El efecto transformador del discurso

Hemos dicho que ni el discurso de objeto ni el discurso de sujeto pueden agotar todo el sentido de la condición humana. El hecho de que constituyan apenas modos de aproximación a lo óntico, se debe, al menos en parte, al carácter tautológico del lenguaje (6): toda palabra remite a otra palabra, y ésta última a otra, y así sucesivamente, con lo cual las palabras terminan remitiéndose unas a otras sin apuntar a una instancia exterior al lenguaje mismo, es decir, a la realidad, a lo óntico.

G. Bateson solía decir que los diccionarios deberían introducir de vez en cuando alguna definición ostensiva como para compensar la deficiencia de las definiciones "recurrentes", como él las denominaba. Por ejemplo, dejar de definir al hombre como animal racional, y definirlo como "esto", al propio tiempo que señalamos a un hombre. Bertrand Russell, en la misma línea de pensamiento, decía que quizá la única expresión ling¸ística que nos podía remitir a lo real era la palabra "esto".

Por lo dicho hasta ahora, parecería ser que no hay salida posible: sea que se trate de un discurso de objeto o que se trate de un discurso de sujeto, en la medida en que se refieran al hombre no pueden aprehender lo que el hombre es.

Sin embargo el lenguaje, y en particular el lenguaje científico, tiene una característica peculiar: transforma su objeto de conocimiento. En otras palabras, es capaz de modificar su referente, lo óntico; y, cuando este referente es la misma naturaleza humana, esta queda transformada por obra y gracia del lenguaje. Esto representa de alguna forma, una salida a la circularidad del lenguaje, que puede así extenderse más allá de sí mísmo produciendo una modificación en lo real.

Para ilustrar esta característica transformadora del lenguaje, podemos mencionar ciertas ideas de algunos pensadores.

Jacques Lacan, por ejemplo, nos dice que el orden simbólico (el lenguaje) estructura el orden de lo real: el sujeto se estructura a partir del discurso, el niño recibe un "baño de lenguaje" que modelará su psiquismo. Paul Ricoeur es aún más específico, cuando nos dice que el discurso psicoanalítico estrctura al hombre al mostrarnos una imagen de éste que, una vez difundida, hace que él vaya estructurándose en función de esa imagen. De alguna manera, es posible decir que la difusión del psicoanálisis contribuyó a la creación de un 'hombre psicoanalítico' y que, los que se formaron el el psicoanálisis -tanto analistas como pacientes- fueron estructurándose a imagen y semajanza de esa imagen que nos legó Freud. Si el hombre freudiano estaba enamorado de su madre y sentía a su padre como un rival, el hombre fue modelándose sobre esa base y comenzó a acostumbrarse a pensar acerca de sí en esos términos; si el hombre freudiano no debía sentirse tan culpable y debía dar canalizar constructivamente su instintividad para resolver su neurosis, también el hombre fue haciéndose en función de esa imagen.

El mismo Alfred Adler advirtió la situación, cuando dijo que "en aquellos enfermos nuestros que antes habían pasado por manos de algún psicoanalista, pudimos observar que hacen en sus sueños un uso muy extenso del simbolismo de Freud" (7). Un último ejemplo de modificación del hombre por el discurso podemos también encontrarlo en los 'enunciados identificatorios' de Piera Aulagnier, fragmentos de discurso parental que, al ser comunicados al infante, producen en él modificaciones por un mecanismo de identificación con esos fragmentos (8).

Se trata, pues no sólo de una simple modificación del objeto de conocimiento, sino de una modificación del hombre real. Cuando Piaget hablaba de la asimilación funcional, hacía referencia más a una modifcación del objeto en tanto objeto de conocimiento, pero no en tanto objeto real, como ocurría en la asimilación orgánica. El lenguaje, desde esta perspectiva, apunta a ambos tipos de modificación.

Plantear que el discurso estructura al sujeto es, en suma, como decir: 'voy siendo en la medida en que hablo sobre mí, y hablo sobre mí en la medida en que voy siendo'. Este efecto transformador es posible encontrarlo tanto en el discurso de objeto como en el de sujeto, aunque tal vez los ejemplos más patéticos los podamos encontrar en el primero, cuando una simple categorización estructura al sujeto. Tal el caso de la psiquiatrización de los pacientes a través de un diagnóstico: hay pacientes que una vez rotulados como 'depresivos', asumen total o parcialmente esa identidad. De la misma manera (9) a través del discurso melancólico el sujeto se puede nihilizar, es decir, transformar en una 'nada', acentuando de esta manera el original estado de nihilización que generó su discurso melancólico.


Pablo Cazau


(1) Copi Irving, "Introducción a la lógica", Buenos Aires, Eudeba, 1974, 15º edición, página 158.

(2) Cassirer Ernest, "Antropología fiosófica", Fondo de Cultura Económica.

(3) Grimberg Carl y Svanstrm Ragnar, "Historia Universal", Buenos Aires, Círculo de Lectores, Tomo 7, 1984, página 329.

(4) Ferrater Mora José, "Diccionario de Filosofía", Madrid, Alianza Editorial, 1979, Tomo 3, página 2383.

(5) Véase Cazau Pablo, "Lo real, lo imaginario, lo simbólico", El Observador Psicológico Nº 17, página 324.

(6) Véase Cazau Pablo, "Un viaje a través del diccionario", El Observador Psicológico Nº 2, página 58.

(7) Adler Alfred, "El sentido de la vida", Barcelona, Editorial Luis Miracle, 1964, 8º edición.

(8) Aulagnier Piera, "La violencia de la interpretación". Del pictograma al enunciado.

(9) Yáñez Cortés Roberto, Clases de Metodología de la Investigación Psicológica, Buenos Aires, Universidad de Belgrano, Octubre de 1987.



En: No Categorizado
Permaenlace: el discurso
Comentarios: 0
Leído 570 veces.


Miércoles, 18 Noviembre 2009 16:44:43 GMT

estructuralismo en la lengua

Estructuralismo (lingüística)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda


El movimiento del estructuralismo lingüístico se sitúa a comienzos del siglo XX y constituye los inicios de la lingüística moderna. Su iniciador fue Ferdinand de Saussure con su obra Curso de lingüística general (1916). En ella recoge tres años de cursos universitarios de la Universidad de Ginebra, basándose en las interpretaciones de los estudiantes de lo que él había hecho. El estructuralismo surge como una reacción a lo que se daba con anterioridad, pasando a darle más importancia a la sincronía frente a la diacronía. Según la teoría, el valor de cada elemento del lenguaje se define por oposición con los demás elementos.

Contenido

[ocultar]


* 1 Objeto de la teoría lingüística

* 2 Sincronía y diacronía

* 3 El signo lingüístico

* 4 Lengua y habla

* 5 Eugenio Coseriu: Sistema, norma y habla

* 6 André Martinet: Doble articulación

* 7 Referencias


Objeto de la teoría lingüística [editar]


El objeto de la lingüística estructural es el estudio de las relaciones entre los elementos que forman parte del sistema. Estos elementos son los signos lingüísticos. La lingüística es una rama de la psicología social y se encarga, según Saussure, del estudio de "la vida de los signos en el seno de la vida social".

Sincronía y diacronía [editar]


Saussure estableció la distinción entre esos dos conceptos. La diacronía atiende a los cambios lingüísticos que se suceden a lo largo del tiempo. La sincronía, en cambio, atiende al estado de una lengua en un momento dado, haciendo abstracción del factor temporal. Con la idea de la sincronía, se abre la puerta a la consideración de la lengua como conjunto de elementos, cada uno de los cuales mantiene relación con los restantes. Sincronía y diacronía se complementan. Saussure, estableció la relación en el estudio de los signos a partir de tres elementos, los cuales son: Significado, significante y referente

El signo lingüístico [editar]


Lo que el signo lingüístico une es un concepto (significado) y una imagen acústica (significante). Por lo tanto el signo lingüístico es la combinación de ambos. El significante es una representación mental de los sonidos que forman un signo. Lo observamos cuando nos hablamos a nosotros mismos mentalmente. El significado es la representación mental de la realidad, la interpretación del concepto. Los signos no aparecen de forma aislada, sino en relación. Saussure propuso dos tipos:


* Sintagmática: Se da entre dos signos que están copresentes en el discurso.

* Paradigmática: Se establece entre los signos que están presentes y los que están ausentes.


Lengua y habla [editar]


El estudio de la lengua implica dos partes: una que tiene por objeto la lengua que es social e independiente del individuo y la otra el habla, la parte individual del lenguaje. Ambos objetos están estrechamente ligados: la lengua es necesaria para que el habla sea inteligible y produzca sus efectos, pero el habla es necesaria para que la lengua se establezca. Históricamente el habla precede siempre y hace posible evolucionar a la lengua. Por otra parte aprendemos el acto de habla, escuchando a los demás, escuchando la lengua. En conclusión:


* La lengua es algo que está en cada uno de nosotros, común a todos y situado fuera de la voluntad de los individuos.

* El habla es la suma de todo lo que se dice y comprende combinaciones individuales dependiendo de la voluntad de los hablantes.


Eugenio Coseriu: Sistema, norma y habla [editar]


Eugenio Coseriu parte de los estudios de Saussure, pero expresa la necesidad de que la lengua y el habla no están tan separados. El habla no es tan individual y existe un paso intermedio entre el habla y la lengua: la norma. La norma implica los usos habituales repetidos en un determinado colectivo. Es decir, tomamos rasgos lingüísticos característicos de nuestro entorno. La norma se clasifica en tres tipos y se manifiestan en la pronunciación, el léxico, la morfosintáctica delatando en la situación común en la que nos encontramos:


* Norma diatópica: Criterio de carácter espacial, los usos lingüísticos normales y habituales en un conjunto geográfico determinado. Guarda relación con la dialectología.

* Norma diastrática: Criterio de carácter social: Criterio de carácter social, usos lingüísticos normales y habituales en un conjunto de rasgos sociales en común, como pueden ser la edad, el nivel económico, el sexo etc. Guarda relación con la sociolingüística.

* Norma diafásica: Criterio de carácter contextual, usos lingüísticos normales y habituales que emplean los hablantes en determinadas situaciones comunicativas. Guarda relación con la pragmática.


André Martinet: Doble articulación [editar]


Otra propuesta dentro del estructuralismo es la de André Martinet. Parte de la idea de que las lenguas están articuladas; los elementos de la lengua se pueden descomponer en una jerarquización de signos. Así sinónimos de "articulación" serían segmentabilidad y analizabilidad. Distinguimos entre la primera articulación y la segunda articulación:


* Primera articulación: Analiza los enunciados en monemas: unidades mínimas con significado y significante. No pueden ser descompuestas en unidades del mismo tipo.

* Segunda articulación: Analizan los monemas en fonemas. Los fonemas no comportan significado y sólo tienen significante.




En: No Categorizado
Permaenlace: estructuralismo en la lengua
Comentarios: 0
Leído 904 veces.


Página 1 de 1. Total : 6 Artículos.